Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de octubre de 2019
  • Actualizado 02:51

Alcaldía sigue 53 procesos por daño económico, uno es de 1988

Las deudas con el Estado no prescriben y pueden pasar a los descendientes. Entre 2017 y 2018 se recuperaron más de Bs 368.000. Este año, Jurídica recobró dos predios ediles.
El puente de la avenida 6 de Agosto, la noche en que inició el colapso, en 2015. Archivo
El puente de la avenida 6 de Agosto, la noche en que inició el colapso, en 2015. Archivo
Alcaldía sigue 53 procesos por daño económico, uno es de 1988

La Alcaldía de Cochabamba sigue 53 procesos coactivos fiscales, es decir, los que se inician para el cobro de deudas por daño económico al municipio y suman más de 19.3 millones de bolivianos, que incluyen las deudas en dólares. El más antiguo data de 1988 por 76.271 bolivianos, informó ayer la secretaria Jurídica edil, Rocío Peñaranda.

En total, el municipio lleva 425 procesos en 10 áreas. En los últimos meses se sumaron ocho penales, un civil y un coactivo por el puente caído de la avenida 6 de Agosto.

Peñaranda explicó que los juicios coactivos emergen de informes de auditoría interna y de la Contraloría General del Estado que identificaron daño civil al municipio, ya sea de parte de funcionarios, exfuncionarios o personas particulares.

En promedio, estos casos toman hasta dos años y medio desde el inicio hasta la primera sentencia, pero para los coactivos hay un solo juzgado en Cochabamba que debe atender a todas las instituciones públicas, a las empresas estratégicas del Estado y los procesos contenciosos tributarios, lo que significa una elevada carga procesal.

Sobre las razones por las que estos casos son tan antiguos, Peñaranda dijo que es porque hay algunos en los que no hubo actuaciones por meses y hasta por dos años debido a la dejadez del personal, pero también porque hay procesados que hacen “desaparecer” sus bienes. “Es una de las trabas para recuperar activos. Venden sus propiedades o no ponen dinero en sus cuentas”, explicó.

La recuperación de recursos públicos se hace a través del remate de bienes. También con la retención de saldos en cuentas bancarias, pero se debe esperar a acumular al menos 200 bolivianos porque este trámite le cuesta al municipio 40 bolivianos.

Peñaranda explicó que las deudas al Estado no prescriben y los casos no pueden abandonarse. Cada tres meses se actualiza la certificación de bienes de los deudores porque pueden haber adquirido algo que se pueda rematar. En caso de muerte, solicitan certificación de descendencia y el seguimiento comienza a los hijos o nietos, hasta cobrar la deuda.

RECUPERACIÓN En 2017 y 2018, el municipio recuperó 368.035 bolivianos. Este año, entre los procesos exitosos, Peñaranda citó el rescate de 7.086 metros cuadrados de propiedad municipal en dos casos diferentes. El primero en Cala Cala, donde construyeron en predios ediles y el segundo cerca del puente Huayna Kapac, donde dos familias invadieron un club deportivo municipal y lo convirtieron en vivienda.