Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 26 de noviembre de 2020
  • Actualizado 03:30

Alcaldía prevé retorno del transporte público en 3 etapas y con restricción por número de placa

Los transportistas esperan volver a trabajar desde el 1 de junio y manifestaron su disposición a acatar las responsabilidades y restricciones del protocolo elaborado por los técnicos del municipio.
Un minibús acondicionado para transportar pasajeros con distancia social. DICO SOLÍS
Un minibús acondicionado para transportar pasajeros con distancia social. DICO SOLÍS
Alcaldía prevé retorno del transporte público en 3 etapas y con restricción por número de placa

La Alcaldía de Cochabamba diseñó un protocolo de seguridad para que el retorno del transporte público a las calles sea en tres etapas, con restricción vehicular de acuerdo a la terminación de la placa y con servicio solo de lunes a viernes. Los pasajeros también tienen obligaciones.

La socialización con varios sectores fue hecha ayer en oficinas de Obras Públicas y el ejecutivo de la Federación de Transporte, José Orellana, dijo que está pendiente plasmar la propuesta en un reglamento transitorio por la emergencia sanitaria, pero manifestó la disposición de los transportistas a acatar los cambios obligados por el coronavirus.

En la primera etapa, la restricción vehicular será al 80% del parque automotor del servicio público y estará determinada por el último número de la placa. Así, los vehículos con placas que terminen en 0 o 1 pueden circular los lunes, 2 y 3 los martes, 4 y 5 los miércoles, 6 y 7 los jueves, 8 y 9 los viernes. Fin de semana no habrá transporte público.

En la segunda etapa la restricción será al 50% del parque automotor y la circulación irá en función a la terminación de la placa, pero tomando en cuenta si es número par o impar. Así, las que tienen números terminados en 0, 2, 4, 6 y 8 circulan los lunes y las que terminan en 1, 3, 5, 7 y 9 salen los martes, intercaladamente y solo de lunes a viernes.

En la tercera etapa, la restricción será al 20% del parque automotor y la restricción se limitará a un día a la semana. Las placas terminadas en  0 y 1 no circularán los lunes, 2 y 3 no circularán martes, 4 y 5 no transitarán los miércoles, 6 y 7 restringidas los jueves, 8 y 9 no circularán los viernes.

En todos los casos y en todos los tipos de transporte, los pasajeros deben ocupar solo la mitad de los vehículos y en una sola fila para que haya la distancia social recomendada para evitar el contagio de la COVID-19.

El secretario de Planificación de la Alcaldía, Jasmany López, explicó que se definieron siete parámetros básicos: recorridos que eviten congestión en zonas cercanas a mercados y otros equipamientos; un horario de prestación del servicio que va de 05:00 a 19:00; vehículos provistos de implementos de bioseguridad y ventanas en perfecto estado de funcionamiento; señalización  interna y desinfección diaria; mantener mayor distanciamiento físico posible evitando cualquier contacto; prohibición de llevar pasajeros parados y ajuste del número máximo de pasajeros según la capacidad, tipo y modalidad del vehículo.

RESPONSABILIDAD DE LOS CHOFERES El plan define obligaciones para los conductores como uso de barbijos, portar un bidón que contenga agua con jabón, mantener las ventanas en perfecto estado de funcionamiento, adecuar los asientos con materiales lavables e impermeables, desinfectar los vehículos por entro y por fuera en las paradas, recoger pasajeros en las paradas establecidas, cumplir con los días autorizados para prestar el servicio, respetar la cantidad máxima de pasajeros determinada e implementar señalización informativa al interior del vehículo sobre las condiciones de bioseguridad obligadas por la COVID-19.

¿Y LOS PASAJEROS? El protocolo también prevé obligaciones para los pasajeros como el uso de barbijos, uso de gafas de protección, evitar contacto directo con el resto de los pasajeros, no comer y beber al utilizar el transporte público, subir en las paradas establecidas, utilizar moneda fraccionada y evitar tocar superficies (pasamanos, barras de sujeción o asientos).

Las motocicletas, cuadratracks, trimotos y trimóviles están prohibidos por no tener respaldo legal y por no ofrecer seguridad para el servicio público, tampoco están previstos en el régimen tarifario y el ordenamiento del transporte urbano. Estos vehículos de capacidad reducida solo pueden circular para fines particulares, laborales y únicamente transportando al conductor.

Orellana dijo que el plan debe ir acompañado de un reordenamiento de mercados que acompañe la restricción vehicular, aunque cree que no habrá la cantidad de pasajeros que se espera pues muchos preferirán quedarse en casa. 

“Es un escenario nuevo, muy pedregoso y triste para nuestro sector. Tenemos que cambiar radicalmente nuestras vidas, en casa y en el trabajo. Tenemos que aprender a convivir con el virus cuidándonos”.

Hizo énfasis en que el objetivo del sector es volver al trabajo desde el 1 de junio porque su situación económica no les permite seguir fuera de circulación.

Participaron en la socialización del protocolo representantes del Colegio de Arquitectos, del SEDES, de Tránsito y dirigentes de todos los sectores del transporte público.