Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 01 de junio de 2020
  • Actualizado 12:18

Montaño plantea una ley para obligar al uso de barbijo y guantes

El proyecto se elabora en coordinación con los miembros del Comité de Operaciones de Emergencia de Quillacollo. Una vez que el Concejo municipal apruebe la normativa, esta se promulgará y entrará en vigencia previa socialización con la población.
El alcalde de Quillacollo, Héctor Montaño. GAMQ
El alcalde de Quillacollo, Héctor Montaño. GAMQ
Montaño plantea una ley para obligar al uso de barbijo y guantes
Con la finalidad de prevenir el contagio del coronavirus, el alcalde de Quillacollo, Héctor Montaño, anunció que remitirá al Concejo Municipal un proyecto de ley proponiendo el uso obligatorio de barbijo y guantes en esa ciudad.
“Vamos a presentar un proyecto al Concejo Municipal para que, mediante ley, sea obligatorio llevar el barbijo y el guantes, solo así evitaremos más contagios de coronavirus”.
Dijo que los técnicos del municipio aún trabajan en esa normativa en coordinación con los miembros del Comité de Operaciones de Emergencia de Quillacollo (COEQ). 
Una vez que el órgano deliberante apruebe la normativa se promulgará y entrará en vigencia previa socialización con la población.
Las medidas que asumió el COEQ, en semanas pasadas, lograron controlar  la proliferación del coronavirus en Quillacollo, donde se registró un silencio epidemiológico de dos semanas.
Actualmente se registran 24 casos confirmados de coronavirus, de los cuales 10 ya se están recuperados.
Montaño acotó que se reforzarán los controles de la cuarentena, en coordinación con la Policía y el Ejército, para que nadie circule por las calles a partir del mediodía.
Finalmente, indicó que el lunes en la reunión con el Comité de Transporte se volverán analizar las medidas de bioseguridad que deben implementar los choferes para reactivar el servicio del transporte público una vez que se flexibilice la cuarentena.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que el uso de guantes de goma no es una manera eficaz para mantenerse protegido, puesto que al tener contacto con una superficie contaminada y, posteriormente, tocarse el rostro, una persona puede transmitir la enfermedad. El lavado frecuente de manos sigue siendo la principal recomendación.