Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de julio de 2021
  • Actualizado 09:41

CONTROL AMBIENTAL

Aguas servidas de Tiquipaya llegan a ríos sin tratamiento

La Alcaldía avanza proyecto para evitar contaminación al Rocha. La Contraloría vigila acciones en torno a descargas que afectan a afluentes del Eje Metropolitano.

Ambientes de planta de tratamiento de Coapat, en Tiquipaya.	   NOÉ PORTUGAL
Ambientes de planta de tratamiento de Coapat, en Tiquipaya. NOÉ PORTUGAL
Aguas servidas de Tiquipaya llegan a ríos sin tratamiento

Las aguas residuales en Tiquipaya, parte del Eje Metropolitano de Cochabamba, tienen apenas tratamiento básico o ninguno, y llegan a ríos como Ángela Mayu y el Rocha, de acuerdo con informes de la Contraloria General del Estado (CGE).

El municipio de Tiquipaya tuvo crecimiento poblacional en los últimos años, y sus aguas residuales no son tratadas adecuadamente.

La Contraloría hace seguimiento a las acciones en torno al tema. Desde el Gobierno Autónomo Municipal de Tiquipaya se informó que se avanza en la primera fase de un proyecto que mejorará la situación en pro de los afluentes.

La CGE emitió un informe de supervisión a la gestión ambiental para mitigar los impactos generados por las aguas residuales de Tiquipaya. El documento incluye las deficiencias en la gestión ambiental y las recomendaciones para este municipio.

LA SITUACIÓN Se estima que la población de Tiquipaya aumentó un 22.7% desde el Censo 2012. Según con los informes de la Contraloría. Esto representa un aumento del volumen de aguas residuales generadas, que son actualmente administradas por el Comité de Agua Potable y Alcantarillado de Tiquipaya (Coapat) y por la Alcaldía de ese municipio.

En la actualidad, Tiquipaya genera 64.4 litros por segundo de aguas residuales, de las cuales el 70% es administrado el Gobierno municipal y el porcentaje restante lo atiende el Coapat.

“Las aguas residuales que administra Coapat pasan por un tratamiento básico, que solo tiene la función de retirar sólidos en suspensión, para luego ser descargadas al río Ángela Mayu. Las aguas residuales que administra el Gobierno Municipal de Tiquipaya llegan al río Rocha sin ningún tratamiento”, se describe en el documento.

DEFICIENCIAS Las aguas servidas que genera Tiquiapya, en las condiciones bajo las cuales actualmente se colectan y disponen, “representan una fuente de contaminación para los ríos Ángela Mayu, Tolavi y Rocha, además de conllevar un riesgo de salud pública, por su uso para el riego en la actividad agrícola”.

La CGE atribuye esta situación, por un lado, a la ausencia de decisiones de la Alcaldía respecto de las descargas que vierten a los colectores del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa) de la ciudad de Cochabamba, pues el convenio por el cual la empresa autorizó realizar descargas de aguas residuales hacia su colector de la Avenida Segunda cumplió su vigencia hace más de ocho años.

“Cabe, además, señalar que la municipalidad de Tiquipaya se conectó a un segundo punto en el colector de la avenida Juan Pablo Segundo sin autorización, aumentando el caudal de las aguas residuales hacia la estación elevadora de Valverde, por donde se descargan más de 50 litros por segundo de aguas residuales que provienen del municipio de Tiquipaya hacia el río Rocha”, describe la Contraloría.

Se conoció que Semapa gestiona una planta para tratar las aguas residuales colectadas en la estación elevadora de Valverde. Sin embargo, según la Contraloría, el diseño de la planta depende del volumen de agua residual a tratar, por lo que ambas entidades deben definir cómo será la administración y tratamiento en el futuro inmediato, considerando que la Alcaldía estuvo gestionando a través del Ministerio de Medio Ambiente y Agua el financiamiento para la construcción de una planta, que beneficiará a la mayor parte de Tiquipaya. Esto deber ser consolidado logrando la aceptación social del proyecto.

La Alcaldía tiquipayeña también debe hacer gestiones con Coapat, para que la planta de tratamiento existente mejore la calidad de aguas tratadas.

4 RECOMENDACIONES La supervisión realizada por la Contraloría General del Estado emanó cuatro recomendaciones en torno a este tema.

La primera es que la Alcaldía de Tiquipaya, en el menor plazo posible, tome decisiones para lograr el tratamiento de las aguas residuales que se encuentran bajo su administración, para evitar la contaminación de los cuerpos de agua de la cuenca, solucionando las deficiencias expuestas.

La segunda expresa que con base y sujeta a las decisiones asumidas por la Alcaldía de Tiquipaya, Semapa debe participar en las gestiones que le corresponde para superar las deficiencias.

Una tercera recomendación es que la Municipalidad tiquipayeña tome una decisión en relación a la cobertura del servicio de alcantarillado sanitario a cargo del Coapat, respecto de las gestiones que debe realizar para lograr tratamiento de todas las aguas residuales urbanas.

La última recomendación, relacionada a la anterior, es que el Comité de Agua Potable y Alcantarillado de Tiquipaya debe obtener la licencia ambiental que corresponde, de adecuación ambiental o de cierre.

La Contraloría expresó que el cumplimiento de las recomendaciones permitirá “contribuir en la descontaminación de los ríos Ángela Mayu y Tolavi, así como en la recuperación del río Rocha”. 

El gerente de Semapa, Luis Prudencio, informó que existen proyectos para tratar el tema de las descargas del municipio de Tiquipaya.

Las autoridades municipales son nuevas, ocupan cargos desde hace poco más de un mes, por lo que hubo solicitudes de ampliaciones de plazo para entregar informes a la Contraloría.

Sin embargo, el alcalde de Tiquipaya, Juan Pahuasi, informó que ya cuentan con un proyecto macro para mejorar la situación en torno a las aguas residuales.

“Prácticamente estamos con trabajos de la primera fase de lo que es la planta de tratamiento de residuos líquidos (…). Lo que sí está teniendo un poco de dificultad es que algunas OTB (organizaciones territoriales de base) se oponen a la construcción de esta planta, entendiendo de que antes no había todavía un proyecto a diseño final que les garantice a ellos sus reclamos. Sin embargo, estamos trabajando en eso y lo vamos a concluir”, aseguró la autoridad.

Explicó que se trata de la primera planta de tratamiento de aguas residuales con la que contará su municipio, ya que en la actualidad solos se manejan plantas “pequeñas y obsoletas”.

Enfatizó que el proyecto municipal que encaran demanda presupuestos altos.

“La primera fase está en camino. La segunda fase es la infraestructura como tal de la planta. Seguramente, a ni bien termine o incluso ni bien esté la primera fase en el 50% de ejecución, ya vamos a empezar también con la segunda”, expresó Pahuasi.

Con esta supervisión, la Contraloría General del Estado completó la evaluación de la gestión ambiental de los municipios que conforman la región Metropolitana Kanata, que tiene la mayor incidencia e impacto sobre el río Rocha. Lo siguiente les corresponde a las entidades que deben asumir acciones para cumplir con sus compromisos. 

Desde la CGE se informó que continuarán evaluando cuerpos de agua secundarios, que tienen un impacto ambiental sobre la cuenca del río Rocha, con la finalidad de alcanzar una mejora integral en la zona.