Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 02 de diciembre de 2021
  • Actualizado 15:31

La adopción de niños deja de ser un tabú en Cochabamba

Autoridades judiciales explican que el “cuello de botella” se genera en los centros de acogida, donde la situación legal de los menores demora en ser definida, incluso años.

Imagen referencial sobre la adopción de niños. DOBLE LLAVE
Imagen referencial sobre la adopción de niños. DOBLE LLAVE
La adopción de niños deja de ser un tabú en Cochabamba

Poco a poco, el proceso de adopción de niños deja de ser un tabú en Cochabamba, donde este año ya se registraron 35 pequeños que tienen una nueva familia y “una oportunidad para dar y recibir amor”.

Así lo informó la directora del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), Mariela Arze, al calificar como positivas las modificaciones que se realizaron a las leyes y procedimientos para la adopción en el país, mismas que se van concretando “paso a paso”.

MÁS ADOPCIONES

Este año, el número de adopciones concretadas en el depatamento es de 35, cifra que muestra indicios de incremento, si se compara con el año 2020 en el cual se registraron 50 procesos.

“Hay quienes quieren cumplir el sueño de ser padres, pero también estos niños y adolescentes quieren cumplir su meta, dar amor. Ahora vamos viendo que el tema de las adopciones ya deja de ser un tabú y hay mucha gente que ya abandonó los perjuicios que mencionaban ante la posibilidad de criar hijos que no son biológicos”, indicó Arze.

TIEMPO Y REQUISITOS

“Ahora el proceso de adopción tiene que durar tres meses”, apuntó.

Entre los requisitos a presentar, uno de los más importantes es el CENVI, que consiste en un certificado de no violencia, para el cual los interesados deben someterse a una evaluación psicológica. Asimismo, se realiza un examen biopsicosocial para observar que las personas estén preparadas emocionalmente.

También se les practica un examen médico a los padres postulantes, para verificar que su estado de salud sea óptimo.

El cuanto a la documentación, además de los papeles personales, las personas deben presentar certificación domiciliaria y de matrimonio -en caso de ser casadas-. También pueden certificar la unión libre recabando los requisitos con ayuda del Sereci, además de su antecedentes penales.

Ahora, incluso las personas solteras pueden adoptar niños y adolescentes, sean hombres o mujeres.

RUANI

El Registro Único de Adopción Nacional e Internacional busca minimizar el tiempo de duración de los procesos de adopción, a través de un registro de niños y adolescentes aptos para entrar a este proceso.

Sin embargo, para que los menores ingresen al RUANI, es necesario que su situación jurídica esté claramente definida.

La juez del juzgado público en materia de niñez y adolescencia número 2, Silvia Melgarjo, explicó que el “cuello de botella” -estancamiento- se genera en los centros de acogida, donde hay miles de niños cuya situación jurídica no se define en mucho tiempo.

“Para que el niño sea adoptado, debe ingresar a una carpeta después de contar con una sentencia de un proceso previo en el que se determine la extinción de la tutoría paterna o materna y la afiliación judicial”, dijo en una entrevista con Red Uno.

Habiendo cumpido con ello, un menor puede ser sujeto de adopción. Las Defensorías de la Niñez y Adolescencia son las instancias encargadas de definir la situación jurídica de los menores.

“Pero hay centros de acogida temporal, y otros en los que viven los niños pero van apareciendo familiares y eso complica el proceso”, señaló Arze.

“ESCOGER” NIÑOS

La autoridad del Sedeges lamenta que otro motivo que demora los procesos de adopción es la preferencia de la población por “llevar a sus hogares a niños más pequeños, recién nacidos y de hasta cuatro años”.

“Cuando son mayores de cuatro o ya adolescentes, la gente ya no los quiere, siempre buscan a los más pequeños y como estos no están ‘disponibles’ en el RUANI entran en un proceso de espera y hasta se desaniman”.

Contrario a ello, Melgarejo indicó que las personas provenientes del extranjero suelen buscar adolescentes para adoptar y que, en muchas ocasiones, “no se hacen problema” si los menores presentan afecciones en su salud. 

“Como tienen mayor acceso a tratamientos y médicos, eso no representa ningún problea para ellos”.

Sin embargo, los procesos de adopción internacional dejaron de ser tuición del los Sedeges en todos los depatamentos y son manejados directamete por el Gobierno.

DEVOLUCIÓN

El Sedeges realiza un seguimiento de dos años a las adopciones concretadas. Si existe algún tipo de “descontento” en los padres, existe la posibilidad de retornar a los menores a los centros de acogida.

“Este es un vacío legal que expone a los niños a mayor tristeza”, concluyó Arze.