Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 18:48

DOS EDUCADORAS DE SACABA SON PROCESADAS POR MALTRATO

Acusan a maestra por negar a sus alumnos ir al baño; usaron botellas

La denunciante y representante de los padres de familia explicó que los menores fueron “castigados” porque no llevaron la tarea. La Defensoría intervino e inició demanda de oficio.
Acusan a maestra por negar a sus alumnos ir al baño; usaron botellas

Una profesora de un establecimiento educativo de Sacaba obligó a estudiantes, de sexto de primaria, a usar botellas plásticas para orinar porque estaban “castigados”. Les negó permiso para ir al baño en los dos recreos de la jornada académica, de acuerdo con la denuncia presentada por Carmen Sánchez, presidenta de la Junta Escolar de ese establecimiento, ante la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de ese municipio, la Dirección Distrital de Educación y la unidad de Transparencia de la Dirección Departamental de Educación (DDE), en agosto de 2019. 

Solo en ese colegio, tres maestras fueron denunciadas por maltrato físico y psicológico, el pasado año. Dos casos serán revisados por el Tribunal Disciplinario y se prevé que emitan el fallo en un mes. Sánchez manifestó que reunió a los progenitores para hacerles conocer la situación que atravesaban los niños de los cursos afectados, pero muchos “naturalizaron” el suceso e incluso argumentaron que “no era tan grave y que en su infancia el castigo era mucho peor”. Otros prefirieron no adherirse a la acusación porque temían comprometer el promedio de sus hijos. 

21 DE AGOSTO De acuerdo con la denuncia, la profesora pidió a sus estudiantes entregar la tarea de Ciencias Naturales, que consistía en presentar varios tipos de semillas en un plastoformo u otra superficie. Sin embargo, los alumnos no llevaron el trabajo porque tenían entendido que era para el 26. 

Esa situación molestó a la educadora que decidió dejarlos sin recesos como castigo. Les advirtió a los varones que no podían salir al baño y que si querían orinar lo hicieran en las botellas que tenían en el aula. Ante la urgencia los estudiantes de sexto de primaria, que tienen entre 11 y 13 años, tuvieron que darse modos para orinar en los envases plásticos. Solo las mujeres tuvieron permiso para ir al mingitorio.

Un par de adolescentes fueron enviados al baño para desechar la orina de los que habían usado las botellas, cuando terminó las clases. “La maestra cometió delitos que deben ser sancionados porque ocasionó traumas psicológicos en los menores. Se vulneró el respeto y dignidad porque tuvieron que orinar casi en frente de sus compañeros”, manifestó Sánchez.

En otra oportunidad, antes del 21 de agosto, la misma profesora habría ordenado a dos estudiantes quitarse la camisa para limpiar la pizarra acrílica porque habían olvidado llevar un trapo.

Manifestó que conoció el caso a denuncia verbal de la mamá de uno de los estudiantes de ese curso y después otras más se sumaron a la acusación, pero la mayoría no se animó a formalizar la demanda.

Sin embargo, Sánchez hizo conocer ese suceso a los funcionarios de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, institución que actuó de oficio e inició con las investigaciones. 

Ese no es el único caso. Otra maestra, de segundo de primaria, impidió que sus niños vayan al baño en horario de clases y uno de ellos se orinó en el pantalón. 

También hay acusaciones de manipulación de notas con el propósito de que algunos estudiantes participen de los desfiles escolares, que es para los mejores del colegio. 

Un padre de familia contó que denunció a la profesora de Educación Física, de primero de primaria, porque coscorroneó a su pequeña. Apuntó que es una actitud que se repite puesto que su hija mayor que estudió en el mismo colegio y pasó clases con la misma profesora, reconoció que era una práctica común.

OPINIÓN accedió a una práctica que realizaron los niños que denominaron “Mis sentimientos”. La mayoría dedicó esa página para respaldar a la maestra y condenar la acusación, además justificaron la reacción de la maestra argumentando que no cumplieron con las tareas y algunos porque eran muy traviesos.

PROCESO El jefe de Género, Generacional y Familia de la alcaldía de Sacaba, Michael Carmelo Valencia y el director Distrital de Educación, Vicente Veizaga, coincidieron en que, por el momento, no pueden dar detalles del hecho debido a que están en un proceso de recepción de “pruebas y descargos” de denunciantes y acusados.

Valencia informó que realizaron un abordaje a todos los estudiantes del curso e identificaron que dos o tres menores sufrían maltrato psicológico leve, según el informe preliminar de los profesionales que acompañó la denuncia ante la Dirección Distrital. 

Acotó que no se pudo determinar con exactitud las agresiones que hubiese ejercido la maestra contra los alumnos. Se presume que les habría negado ir al baño hasta que entreguen el trabajo, pero si hubiesen presentado tenían la venia para salir al mingitorio.

Sin embargo, los niños usaron botellas plásticas ante la urgencia. “Saldrá una información clara y fidedigna cuando termine el proceso disciplinario”.

Añadió que los padres de familia de los alumnos que estaban en ese curso se dividieron, es decir, unos respaldaron a la maestra y otros exigían una sanción. La Defensoría de la Niñez tuvo algunas dificultades para intervenir debido a que algunos progenitores impedían el abordaje y no asistían a las terapias. 

En tanto, Veizaga informó que los testigos serán citados para que declaren en los próximos días, mientras reciben las pruebas y descargos. Hay más de 10 testigos. 

El Tribunal Disciplinario evaluará la denuncia con los elementos colectados para definir responsabilidades y sanciones contra las maestras, si así ameritara, en no más de un mes. “No puedo vertir un criterio anticipado porque afectaría el proceso y su transparencia. Los psicólogos y peritos han proporcinado cargos y descargos para valorarlos y definir si hubo o no maltrato”. 

El director departamental de Educación, Iván Villa, dijo que desconoce esa denuncia porque accede a los procesos cuando hay un fallo del Tribunal Disciplinario, que está compuesto por el Distrital en calidad de presidente y dos padres de familia que ejercen como secretario y fiscal. Aclaró que los maestros no pueden “castigar” a los estudiantes, de ninguna manera.