Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 22 de mayo de 2024
  • Actualizado 23:39

CAMPAÑA BOLIVIA LEE

Activan bibliotecas en 7 penales de Cochabamba con 3.500 libros

El proceso de recolección, de los libros donados, se realizó en coordinación con la Dirección Departamental de Educación, desde mediados de marzo.
Personas privadas de libertad trasladan los libros a la biblioteca de El Abra./ DICO SOLÍS
Personas privadas de libertad trasladan los libros a la biblioteca de El Abra./ DICO SOLÍS
Activan bibliotecas en 7 penales de Cochabamba con 3.500 libros

“El Caballero de Armadura Oxidada”, “Travesías por un sueño”, “La Chaskañawi”, “Metal del Diablo”, “Raza de bronces”, “La niña de sus ojos”, compendios normativos, códigos, Álgebra, Geometría y muchos otros están en estantes.

Con un total de 3.500 libros, se implementaron desde ayer bibliotecas en los siete recintos penitenciarios de Cochabamba: El Abra, San Sebastián Mujeres, San Sebastián Varones, San Pedro de Sacaba, San Antonio, San Pablo de Quillacollo y el de San Pedro de Arani. El acto de implementación de estos espacios, en el marco del programa ‘Bolivia Lee’, se desarrolló en el penal de El Abra.

El director del recinto penitenciario de El Abra, teniente coronel Marco Antonio Perales, desatacó que la lectura es parte importante para la reinserción social de las estas personas privadas de libertad.

El acto, desarrollado en la cancha de futsal del penal, contó con la presentación musical del grupo electrónico ‘Abra Fusión’, que entre cuecas y otros ritmos, amenizaron la mañana.

Jorge Gallardo, una de las personas privadas de libertad, interpretó una poesía, dedicada a Bolivia, que al concluir dice: “El futuro en la tierra de nosotros depende”.

Además, reflexionó sobre la biblioteca y los literatos.

“Literato es una persona que ha podido comprender lo que dice una narración literaria. Hay profesionales que no leen (…). Tenemos que aprender a agarrar un libro para leer e interpretar lo que quería decir el autor. Yo empecé a escribir a mis 40 años, yo no entiendo la diferencia entre predicado y sujeto, pero puedo darles su a escritura que pueda hacerles analizar las necesidades que tenemos como personas”.

La encargada de post alfabetización dependiente del Ministerio de Educación, Ana Ramos, detalló que las bibliotecas comunitarias consisten en 500 libros cada una. En esta campaña, se destinan 3.500 unidades, en total.

El proceso de recolección, de los libros donados, se realizó en coordinación con la Dirección Departamental de Educación (DDE).

El subdirector de Educación Alternativa y Especial, David Pedro Pacheco, recordó que este es el fruto de la campaña Bolivia Lee, misma que se lanzó a mediados de marzo.

“Él hábito de lectura es importante fortalecer en todas las comunidades”.

El director departamental de Régimen Penitenciario, Tito Arze, manifestó la posibilidad de ampliar la campaña y analizar espacios de acopio para que las bibliotecas en los recintos se nutran de mayor cantidad de libros.

Durante el acto oficial, los directores de los penales recibieron las cajas de textos, mientras se oían dianas del grupo musical.