Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 22 de mayo de 2024
  • Actualizado 03:45

Con 63%, la comuna Adela Zamudio es la que menos recursos ejecutó

El paro cívico poselectoral impidió la ejecución de obras y también frenó la ejecución financiera. La Alcaldía de Cochabamba usó 77% de sus recursos en 2019.
El Corredor Quintanilla, obra en ejecución en la comuna Adela Zamudio.  NOÉ PORTUGAL
El Corredor Quintanilla, obra en ejecución en la comuna Adela Zamudio. NOÉ PORTUGAL
Con 63%, la comuna Adela Zamudio es la que menos recursos ejecutó

De las seis comunas de la Alcaldía de Cochabamba, la comuna Adela Zamudio es la que reporta menor ejecución presupuestaria en 2019 con 63.97%, informó ayer el secretario municipal de Finanzas, César Romero.

Otra subalcaldía con similar ejecución es Tunari con 69.79%.

Por el contrario, las otras cuatro comunas muestran mejor desempeño. Alejo Calatayud con 82.47%, Molle con 85.63%, Itocta con 81.37% y destaca Valle Hermoso con 92.13%, porcentajes que Romero calificó de óptimos.

La subalcaldesa de la comuna Adela Zamudio, Gabriela Encinas, explicó que el conflicto poselectoral afectó la ejecución física y, por tanto, la presupuestaria pues esa fue la zona donde el paro cívico tuvo mayor contundencia y paralizó el avance de obras.

Además, dijo que también tuvo incidencia la suspensión el proyecto del Parque Lincoln, donde debía construirse una cancha de césped sintético, por 1 millón de bolivianos. La obra fue rechazada por la OTB. 

El resto son al menos tres o cuatro proyectos que están en curso y se concluirán en los próximos días. 

La Alcaldía de Cochabamba logró 77% de ejecución presupuestaria. Romero señaló que eso significa que de cada 100 bolivianos se ejecutaron 77, algo que considera “aceptable”. Pidió tener en cuenta que el promedio nacional de ejecución de los gobiernos subnacionales es del 60% y que Cochabamba está por encima de ese parámetro.

Consultado sobre los proyectos en curso y los que no se pudieron ejecutar, pidió trasladar la pregunta a Obras Públicas.

El titular de esa Secretaría, Juan Terrazas, solicitó tiempo para responder hasta hoy debido a que tenía una agenda apretada. El conflicto poselectoral también es la razón citada por Romero para que no se haya podido alcanzar la ejecución proyectada, que era de 80%.

Las movilizaciones paralizaron al Gobierno municipal, no solo en cuanto a obras, sino también en lo referente a recaudaciones.

 “Y eso es importante mencionarlo porque son recursos que nos permiten financiar los gastos. Hubo un desfase presupuestario, en igual periodo de 2018 (fines de octubre y mediados de noviembre) recaudamos 45 millones de bolivianos; mientras que (en ese periodo, este año) solo pudimos hacer efectivos 9 millones. Este perjuicio no se puede superar”. Las unidades ejecutoras no pudieron avanzar con sus proyectos porque proveedores y contratistas no podían suministrar los materiales.

SALDOS Al 31 de diciembre de 2019, el saldo en Caja y bancos es de 132 millones de bolivianos. Romero detalló que como recursos propios hay 11 millones de bolivianos, en recursos de coparticipación 100 millones y en Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), 21 millones, estas tres fuentes son las que financian el gasto público y ya fueron inscritas en el primer reformulado de 2020.