Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 01:15

LOS MÁS AFECTADOS TIENEN ENTRE 15 A 34 AÑOS

El 60% de tuberculosis está en Cercado, Sacaba y Quillacollo

Un 30% de los casos positivos está en el Trópico. Alrededor de 70 pacientes fallecen con el mal y otras patologías de base, cada año. La tasa de curación alcanza al 86%. 

El personal de salud usa el GeneXpert en el laboratorio de la Escuela Técnica de  Salud Boliviano Japonés, en Cochabamba.  PROGRAMA TUBERCULOSIS SEDES
El personal de salud usa el GeneXpert en el laboratorio de la Escuela Técnica de Salud Boliviano Japonés, en Cochabamba. PROGRAMA TUBERCULOSIS SEDES
El 60% de tuberculosis está en Cercado, Sacaba y Quillacollo

Cercado, Quillacollo y Sacaba, tres de los siete municipios del eje metropolitano, concentran el 60% de los casos de tuberculosis. En tanto, el 30% se detecta en la región del Trópico y el restante se distribuye en el resto del departamento de Cochabamba, informó el responsable del Programa de Tuberculosis del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Amílcar Apaza. 

Hasta 2018, el 45% de los pacientes estaba en esos tres municipios del Eje con mayor prevalencia de casos, es decir, la cifra ascendió. Aunque los datos estadísticos anuales, a nivel departamental, muestra que los registros positivos redujeron en 2019, pero la diferencia no es amplia.

En 2019 atendieron 1.136 casos positivos de ese mal, de los cuales, 1.063 eran nuevos. En tanto, registraron 1.200 enfermos en 2018 y 1.150 en 2017. Acotó que un parámetro regular es de unos 1.500 pacientes con tuberculosis, al año. 

TIPOS La tuberculosis es una enfermedad provocada por una bacteria llamada bacilo de Koch. Es curable y prevenible. 

La tuberculosis pulmonar es la más frecuente y es la única que puede ser contagiosa. Se atendieron 815 casos en 2019.

También diagnosticaron con tuberculosis extrapulmonar a 248 personas, el mismo año. Puede afectar a los riñones, ganglios, cerebro, huesos, columna vertebral y otras partes del cuerpo.

Apaza explicó que si un paciente con tuberculosis pulmonar, sin tratamiento, tose o estornuda expulsa al aire los bacilos en pequeñas gotas, pero esas se secan rápidamente y permanecen suspendidas en el ambiente hasta por 72 horas y al ser inhaladas por una persona sana puede implantarse en los pulmones y se desarrolla el mal.

Hay mayor probabilidad de contagio entre las personas que habitan en una misma casa. Ante esa situación, el personal de salud aplica tres “anillos de vigilancia” tras detectar un paciente con tuberculosis.

Primero observan a los familiares para verificar si presentan síntomas de esa enfermedad. También realizan esa vigilancia con los vecinos y finalmente con los compañeros de trabajo o estudio, dependiendo de la actividad que realiza el paciente. 

MÁS AFECTADOS Por cada dos pacientes varones con tuberculosis, hay solo una mujer con esa misma enfermedad.

Añadió que los afectados son mayormente los jóvenes entre 15 a 34 años, es decir, la población económicamente activa, en al menos un 40% de los casos positivos. 

Apaza acotó que identificaron otro grupo vulnerable que concentra el 30% de los enfermos. Se trata de los mayores de 65 años.

Destacó que en los últimos años no detectaron menores de cinco años con tuberculosis debido a que se prioriza la administración de la vacuna BCG (Bacilo de Calmette-Guérin) contra la enfermedad. 

También suelen emplear la quimioprofilaxis para evitar la aparición del mal cuando hubo un contacto con un paciente infectado de tuberculosis.

DIAGNÓSTICO Apaza señaló que para detectar la tuberculosis aplican el método de la baciloscopía y cultivo de muestra.

Actualmente cuentan con equipos modernos como el GeneXpert y GenoType que permiten un diagnóstico rápido, en no más de 48 horas, además de detectar la resistencia a los medicamentos para aplicar una medicación apropiada. 

Explicó que el GeneXpert detecta la resistencia a los medicamentos  de primera línea, en cambio el GenoType a los de primera y segunda línea, permitiendo una vigilancia rigurosa. 

DROGORRESISTENTE Se da cuando el paciente abandona el tratamiento provocando generar una resistencia a los antibióticos. En ese caso, los médicos evalúan para definir la medicación adecuada.

Hay entre 14 y 15 enfermos con tuberculosis drogorresistente en el departamento, cada año. Apaza acotó que la tasa es baja en relación a otras ciudades que atiende hasta 60 pacientes en esa condición, como es el caso de Santa Cruz. 

También hay pacientes que desarrollan alergias. Suele detectarse tras dos meses de tratamiento. Unos 30 pacientes tienen esa complicación.

En el departamento mejoraron la captación de pacientes con tuberculosis a través de un seguimiento médico con el propósito de conseguir la curación.

CURACIÓN El 86% de las personas con tuberculosis venció la enfermedad, teniendo los índices más altos de curación a nivel nacional.

Apaza manifestó que el tratamiento para la “tuberculosis sensible” dura seis meses, pero cuando se genera la drogorresistencia se prolonga a 18 meses. La medicación es gratuita para los pacientes en los establecimientos de salud públicos. 

El Estado gasta alrededor de 450 bolivianos en un tratamiento por “tuberculosis sensible”, pero la suma supera los tres mil dólares cuando se trata de un drogorresistente. 

Apaza acotó que en coordinación con la Fundación Damián, que también lucha contra la tuberculosis, lograron apoyar a los pacientes de escasos recursos económicos para realizarse los exámenes complementarios como un hemograma, Rayos X u otros estudios. 

Apuntó que el 95% de los casos de tuberculosis pueden ser atendidos en un hospital de primer nivel sin ninguna dificultad, tomando en cuenta que el personal está capacitado. Solo un 2% debería llegar al Viedma, hospital de tercer nivel, por alergias u otras complicaciones. 

ABANDONO Apaza manifestó que un 4% de los pacientes abandona el tratamiento para curar la tuberculosis, es decir, unas 40 personas. Esa situación dificulta la curación debido a que podría generarse la drogorresistencia. 

Explicó que el personal de salud realiza un seguimiento estricto al estado del paciente e incluso visita su domicilio cuando pretende dejar el tratamiento para persuadirlos y así evitar la propagación del mal. “Hay personas en situación de calle con la enfermedad y eso dificulta garantizar la continuidad de la medicación. Sin embargo, hacemos el mayor esfuerzo para ubicarlos y lograr la curación”. 

MORTANDAD El 4.8% de los pacientes fallece con tuberculosis. Esa cifra equivale a unas 60 a 70 personas cada año.  Sin embargo, Apaza explicó que son pacientes que mueren durante los seis meses de tratamiento y por eso se considera que la causa fue la tuberculosis, pero la mayoría de los pacientes padecía una patología de base como VIH y diabetes. 

“La tuberculosis es una enfermedad oportunista que se aprovecha de otras enfermedades”, señaló. 

Dijo que se realiza un estudio a nivel nacional para identificar las “verdadera” causa de decesos.

SÍNTOMAS Apaza apuntó que cuatro son los síntomas más comunes de la tuberculosis. Se trata de  tos prolongada por más de dos semanas, pérdida de peso y apetito, además de sudoración.  También puede estar acompañado de cansancio o decaimiento, dolores en el pecho, dificultades para respirar y fiebre. 

Recomendó que si el ciudadano presenta esos síntomas acuda al centro de salud más cercano a su domicilio para confirmar o descartar un diagnóstico por tuberculosis. 

Cerca de 16 mil personas son examinadas por presentar sintomatología de esa enfermedad, cada año.