Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 03 de junio de 2020
  • Actualizado 19:05

Unas 40 personas asistieron al velorio del paciente que murió por COVID-19 en Punata

La alcaldesa Clary Montaño instruyó aislar el municipio y declaró cuarentena total por 15 días. Un vecino contó que el aislamiento se limitó a echar tierra a la vía y que la gente puede transitar a pie.

Imagen de archivo muestra una vista general del ingreso al cementerio de Punata.
Imagen de archivo muestra una vista general del ingreso al cementerio de Punata.
Unas 40 personas asistieron al velorio del paciente que murió por COVID-19 en Punata

Al menos 40 personas acudieron el viernes al velorio de un maestro que vivía en Tajamar (localidad de Punata) y que murió por coronavirus. Un vecino que pidió guardar su nombre en reserva contó a este medio que esa población está en alerta por temor a la propagación del virus. 

Presuntamente, el hombre fue trasladado a la Caja Nacional de Salud con un diagnóstico de fibrosis pulmonar. Se le hizo una prueba rápida que dio negativo a COVID-19, luego se envió un nuevo análisis a Santa Cruz que dio positivo. Para entonces, el hombre ya había sido trasladado a Punata por su familia, donde fue enterrado el viernes.

“Era muy conocido. Aquí la costumbre es ir siempre al velorio, había unas 40 personas, fueron de Tajamar, de laguna Sulti, de Cliza, de Punata. Dicen que la Caja lo mandó en dos bolsas, pero vaya a saberse si la familia lo sacó y lo lavó”.

La guía para manejo de cadáveres por coronavirus, difundida el sábado por el Gobierno, señala que no se debe velar el cuerpo, debe ser enterrado en bolsas de bioseguridad, no más de dos parientes pueden acercarse y a dos metros de distancia por cinco minutos antes del entierro. No se debe bañar el cuerpo, peinar ni cortar las uñas.

El vecino cuestiona que la Caja Nacional de salud haya “liberado” el cuerpo sabiendo que el paciente era sospechoso de coronavirus. 

La familia buscó servicios funerarios en Punata y San Benito, pero no logró ser atendida debido a que la causa de la muerte alertaba a los propietarios. Se conoce que, al parecer, se hizo cargo una funeraria de Cochabamba.

El vecino dijo también que el fallecido cojeaba y le era difícil salir a la calle, es por eso que cabe la posibilidad que alguien de su familia le hubiera contagiado. Anoche, luego de conocerse la noticia, la casa fue atacada a pedradas por los vecinos.

La alcaldesa Clary Montaño, en declaraciones a medios de Punata, cuestionó que el municipio haya tenido que enterarse por las declaraciones emitidas la noche del sábado por el ministro de Salud, Aníbal Cruz, en lugar de recibir alerta oportuna. Ve manejo irresponsable de información. 

Dijo que entre las medidas asumidas hoy está el aislamiento de Tajamar hasta laguna Sulti y que Punata también cierra sus límites con cierre de mercados y de agencias bancarias, declarándose cuarentena estricta por 15 días.