Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 15 de agosto de 2020
  • Actualizado 03:56

Hay 40 cuerpos sin cremar mientras la Alcaldía ignora oferta de incinerador a mitad de costo

El Ejecutivo tiene un presupuesto aprobado mayor a Bs. 2.2 millones y la oferta recibida es por Bs 910.000. La Alcaldía publicó un proyecto que da 91días para concluir la obra, bajo la modalidad de invitación directa, mientras que el proponente puede entregar un horno en 15 días.

Trabajadores del cementerio llevan un cuerpo al crematorio. DICO SOLÍS
Trabajadores del cementerio llevan un cuerpo al crematorio. DICO SOLÍS
Hay 40 cuerpos sin cremar mientras la Alcaldía ignora oferta de incinerador a mitad de costo

Hasta ayer había al menos 40 cadáveres por COVID-19 en los domicilios de los dolientes porque el crematorio del Cementerio General solo puede incinerar un máximo de tres cuerpos al día, denunció el presidente de la Asociación Privada de Funerarias de Cochabamba (Apfunec), Carlos Orellana. En tanto, el empresario Gabriel Serrano dijo que hace unas tres semanas dejó a la Alcaldía una oferta de dos hornos crematorios por 910.000 bolivianos, menos de la mitad del presupuesto de 2.2 millones aprobados por el Concejo Municipal, y que pueden estar disponibles en 15 a 25 días.

“En domicilios hay más de 40 cuerpos esperando fecha de cremación. Pedí fecha ayer para un cliente (que falleció el fin de semana) y me dijeron que para el lunes, eso significa que la familia va a esperar nueve días. El martes en la noche otro cliente ha peleado, en su OTB querían botar a la familia, le han dado hasta hoy (miércoles) al mediodía para sacar el cuerpo de su casa. No tiene fecha de cremación hace tres días”, contó Orellana para ilustrar el drama de las familias de fallecidos por coronavirus.

Orellana cuestionó al subalcalde de la comuna Adela Zamudio por asegurar a los medios que había 136 nichos disponibles desmintiendo las denuncias de Apfunec. En una visita conjunta al cementerio, ayer, se evidenció que no era así y Palacios dijo que faltaban trámites administrativos. Mientras, al menos 10 féretros estaban en la puerta aguardando servicio.

Una comisión de concejales también fue al lugar a hacer una inspección. Orellana contó que anunciaron un proceso al alcalde José María Leyes por incumplimiento de deberes. “Pero lo que queremos son soluciones. Ni el Defensor del Pueblo se pronuncia. Nadie hace nada, las autoridades están jugando con la salud de la gente”.

CREMATORIOS En abril, el Concejo aprobó la gratuidad del servicio crematorio para fallecidos por COVID-19 y también un presupuesto de 2.294.000 bolivianos para la compra o construcción de otro horno crematorio en previsión a la alta demanda.

La Alcaldía publicó en su portal web un proyecto con un precio referencial de 2.294 millones y dando un plazo de 91 días para la construcción de la obra por contratación directa. No especifica fecha de publicación ni de vencimiento de la convocatoria.

Serrano contó que hace como dos meses que busca acercamiento con las autoridades de la Secretaría General y allegados, pero le respondían con evasivas. Es por eso que hace unas tres semanas presentó ante la Secretaría de Gobernabilidad la propuesta de venta de dos hornos, uno fijo y otro portátil, que estarían disponibles en 15 días y en 25, respectivamente, pero no recibió respuesta.

Según las especificaciones presentadas, el horno portátil posee su propio sistema de energía eléctrica, funciona con GLP y tiene dos cámaras: una de cremación y la segunda por fuego envolvente que requema los gases emitidos por el primer núcleo eliminando 99% de las partículas producto de la combustión, lo que le hace amigable con el medioambiente. Este sistema logra alcanzar en cuestión de minutos los 1.300 grados centígrados y puede trabajar 20 horas seguidas, demora 45 a 60 minutos en incinerar un cuerpo. Eso significa que puede cremar 20 cuerpos al día, en lugar de los tres que se incineran actualmente.

El traslado no requiere grúas porque puede ser arrastrado por un vehículo. Tampoco requiere instalaciones adicionales especiales y puede emplazarse en unos 25 metros cuadrados.

El horno estacionario tiene casi similares características, solo incrementa ligeramente la capacidad y demora de 45 a 70 minutos en la incineración. Puede trabajar 24 horas al día.

Para trabajar requiere de un área de 60 metros cuadrados, tiene una pared de revestimiento externo para proteger a los trabajadores y proteger de pérdidas de calor.

La semana pasada, poco antes de la nueva cuarentena rígida, el pleno del Concejo aprobó una resolución exigiendo al Alcalde informar sobre el proyecto del crematorio y la ejecución de los recursos ante el colapso del servicio.