Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 20 de abril de 2021
  • Actualizado 11:52

40% de agencias de la Llajta cierra y turismo al exterior está limitado

Los consulados no funcionan y la emisión de visas está suspendida. Algunos países de la región no dejan ingresar turistas, como Chile y Perú. Cobra fuerza el turismo local.
Pasajeros en el aeropuerto Jorge Wilstermann. DICO SOLÍS
Pasajeros en el aeropuerto Jorge Wilstermann. DICO SOLÍS
40% de agencias de la Llajta cierra y turismo al exterior está limitado

Las opciones para hacer turismo internacional son limitadas para los bolivianos en pandemia, debido a que el servicio de emisión de visas hacia Europa y Estados Unidos está suspendido. Las agencias de viajes están en crisis y, solo en Cochabamba, el 40% cerró.

La presidenta interina de la Asociación Boliviana de Agencias de Viajes y Turismo (Abavyt) filial Cochabamba, Eldy Andrade, contó que el turismo hacia destinos internacionales es casi imposible desde el brote de coronavirus. “Está bloqueado por todo lado”, aseguró.

Y, aunque las fronteras estuvieran abiertas, manifestó que los consulados están cerrados, por lo que no se puede tramitar visas turísticas a Estados Unidos o Europa, por ejemplo.

Señaló que incluso el turismo a ciertos países a los que los bolivianos ingresaban sin visa, como Chile y Perú, está restringido.

Hasta ahora, esas naciones no levantaron sus medidas restrictivas de entrada de viajeros.

OPCIONES MÍNIMAS

Por ahora, una de las pocas alternativas turísticas internacionales es Estados Unidos, pero solo está abierta para aquellos que tienen visa.

Como las opciones hacia el exterior son limitadas, la población está optando por hacer turismo nacional. Andrade señaló que las opciones más cotizadas son el Salar de Uyuni en Potosí, Tarija y Santa Cruz.

No obstante, si bien las rutas nacionales están cobrando impulso, no generan el suficiente movimiento económico para que el rubro salga de la crisis. “Ha habido una baja total el año pasado”. El personal de las agencias de viaje no trabajó “absolutamente nada” desde marzo de 2020, cuando hubo el brote de coronavirus y muchos países, incluyendo Bolivia, instruyeron el cierre de fronteras.

Muchas empresas despidieron personal o, en el peor de los casos, se vieron obligadas a poner fin a sus operaciones.

Aproximadamente, el 40% cerró. Muchas de las que continúan abiertas, a pesar de la crisis, funcionan en domicilios de los gerentes propietarios, “tratando de vender lo que se puede”.

SUSPENSIONES

La suspensión mundial de vuelos desencadenó la postergación de tours programados. Andrade dijo que muchas personas se quedaron “colgadas” y, por ahora, los agentes de viaje de Cochabamba los están ayudando a realizar los cambios necesarios para ampliar la vigencia.

Aclaró que “casi ninguna línea (área) está devolviendo” pasajes, por lo que es complicado solicitar un reembolso.

Delicias Tours, antes de la pandemia, organizaba paquetes hacia santuarios marianos y cruceros, pero “todos quedaron suspendidos”, esto representó una pérdida de pasajeros y dinero porque muchos de esos tours estaban pagados con antelación.

La única certeza que tienen hasta ahora es que hasta fin de año ningún crucero latinoamericano será reactivado. Una de las rutas más solicitadas era las Antillas porque se ingresaba sin visa, pero se canceló definitivamente la línea de embarcaciones que salía desde Panamá.