Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:49

Unos 35 mercados temporales siguen en calles; anuncian retiro

El confinamiento ha profundizado la venta no establecida, que continúa en funcionamiento. La Intendencia avisó que levantará los puestos en Cercado.

Un cliente observa las frutas y verduras en un puesto provisional. JORGE FERNÁNDEZ
Un cliente observa las frutas y verduras en un puesto provisional. JORGE FERNÁNDEZ
Unos 35 mercados temporales siguen en calles; anuncian retiro

Durante la etapa más dura de la cuarentena, en diferentes barrios de los municipios de Cochabamba, Sacaba y Colcapirhua, entre otros, se instalaron mercados provisionales con el objetivo de llegar lo más cerca posible de las familias y que estas no tengan la necesidad de ir a los centros de abasto.

Al menos 35 de estos mercados, que son  provisionales, permanecen en diferentes barrios del municipio de Cercado, ofreciendo alimentos, ropa, electrodomésticos y otros artículos. La Intendencia adelantó que en los próximos días se procederá a su retiro.

Al respecto, el intendente Emilio Cortez puntualizó que las ferias francas eventuales que se instalaron durante la cuarentena se van a retirar y las establecidas antes de la pandemia por la COVID-19 permanecerán en sus espacios autorizados.

Señaló que la mayor parte de los comerciantes que aún permanece en las ferias francas eventuales en las vías públicas es la misma que cuenta con puestos en los mercados establecidos, lo que se considera desdobles de la actividad.

Lo que están haciendo estos comerciantes es, según Cortez, llevar a sus hijos, esposas y otros familiares a los mercados eventuales, con el fin de que se asienten y consigan patentes o autorizaciones. El funcionario puntualizó que la Alcaldía de Cochabamba no emitirá permisos de ninguna índole.

MÁS DE 30

Cortez informó que en el municipio de Cochabamba hay 19 ferias francas, aglutinadas en una asociación, que cuentan con autorización y otras 28 que buscan ser incluidas. “A las demás que están en las zonas periurbanas, y son unas 35, se les está recomendando que se retiren, porque no tienen autorización de seguir funcionando”.

Si bien estas ferias llegan hasta los diferentes barrios con la aprobación de los vecinos, Cortez subrayó que deben ser retiradas, porque en algunos casos tapan las calles con sus puestos, “además, no se puede instalar mercados en toda la ciudad y menos permitir que los alimentos sean colocados en el piso, al aire libre y en contacto con el polvo que arrastra hasta heces fecales”.

Recomendó a la población que compre sus alimentos en los mercados establecidos y no en ferias sin autorización.

Recordó a la población que no necesariamente debe acudir a los centros de abasto de la Cancha, sino que puede ir a los que se han construido en las diferentes zonas, como el del Cruce Taquiña, Ticti Norte, Santa Bárbara, Belén Tokio, además de las ferias francas autorizadas.

“El cochabambino tiene el mal hábito de querer comprar todo en la puerta de su casa, quiere tropezarse con la fruta al salir de su vivienda, pero debe acostumbrarse a comprar en lugares establecidos”.

TEMPORAL

Los comerciantes de los mercados temporales se establecieron solo en forma provisional, mientras dure la cuarentena, afirmó Rosmery Guzmán, una comerciante que vende flores en la zona del Seminario, en la calle Matías Terrazas, a pocos metros de la avenida Juan Pablo II.

Ella y otras comerciantes, especialmente de alimentos y ropa, se establecieron en este sector desde el inicio de la cuarentena, “por pedido de los vecinos” y permanecerán “solo hasta que pase la pandemia, una vez que disminuyan los casos”. “Nos vamos a retirar sin que la Alcaldía nos obligue y menos que nos venga a quitar nuestros productos”.

“Como existe la posibilidad de un rebrote, los vecinos nos pidieron que continuemos en el sector”, agregó La vendedora argumentó que la mayoría de quienes están ubicados en la zona del Seminario es productora.

En este sector, en los días más estrictos de la cuarentena, había medio centenar de comerciantes, no solo en la calle Matías Terrazas, sino también a lo largo de cuatro cuadras de la avenida Juan Pablo II y otras vías adyacentes. Este número se ha reducido a una docena de puestos.

Muchos de ellos han retornado a los puestos que tienen en los mercados establecidos.

Las ferias francas se han instalado en sectores como Villa Granado, en la avenida Capitán Víctor Ustáriz, avenida Tadeo Haenke y barrios de la zona sur y norte.

En el municipio de Colcapirhua hay ferias provisionales en el sector de Santa Rosa, también cerca de la Aduana y en la avenida Pantaleón Dalence, entre otros.

Durante la cuarentena se abrieron verdulerías y puestos de fruta en domicilios particulares, en algunos casos, reemplazando a negocios que habían funcionado durante varios años.

Ese es el caso de Maribel Gutiérrez, quien vende alimentos en su vivienda de la avenida Capitán Víctor Ustáriz.

Ella y su familia habían planeado tener abierta la verdulería solo hasta noviembre, sin embargo, como siguen sin conseguir empleos estables, aseguran que continuarán en esta actividad.

6A-F2-ESPECIAL MERCADOS CBBA, JORGE FERNANDEZ