Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 11 de diciembre de 2019
  • Actualizado 15:33

YPFB CONCLUYE REPARACIÓN DE GASODUCTO EN EL TRÓPICO

Tras 22 días, industriales reportan que se reanuda provisión de gas

Las industrias comenzaron a recibir el suministro desde el lunes, con baja presión. La interrupción del flujo dejó una pérdida estimada de $us 72 millones al sector.
Técnicos de YPFB reparan el gasoducto Carrasco-Cochabamba, en el Trópico. YPFB
Técnicos de YPFB reparan el gasoducto Carrasco-Cochabamba, en el Trópico. YPFB
Tras 22 días, industriales reportan que se reanuda provisión de gas

La provisión de gas natural para las industrias se normalizó desde ayer, informó la presidenta de la Cámara Departamental de Industria (Camind) de Cochabamba, Tania Claros. Tras un atentado explosivo al gasoducto Carrasco-Cochabamba, en medio de las protestas poselectorales, el suministro estuvo interrumpido por 22 días y dejó una pérdida de 72 millones de dólares a empresas de Cochabamba, Oruro y La Paz.

Sobre la efectación económica añadió que, en los tres departamentos a los que abastece el gasoducto, 150 industrias tuvieron que paralizar labores. En Cochabamba, 70 firmas dejaron de operar, entre ellas las que producen alimentos, plásticos, cerámica, cemento y todas las que utilizan hornos a alta presión para sus procesos.

El gerente de la Camind, Alberto Arze, añadió que muchas se vieron obligadas a comprar garrafas industriales de GLP de 45 kilos, pese a su elevado costo, para poder mantener en funcionamiento algunos equipos.

Claros explicó que los operadores del gasoducto comenzaron a inyectar presión desde el lunes, con lo que algunas empresas ya pudieron comenzar a operar. Desde ayer, tenían “llama piloto”, es decir, gas a baja presión para mantener encendidos los hornos.

Pese a la normalización del suministro, hay industrias que no podrán comenzar a operar inmediatamente. Es el caso de COBOCE Cemento, cuyo jefe de operaciones, José Luis Rendón, explicó que el calentamiento del horno no es inmediato porque podría haber un choque térmico que afectaría el ladrillo refractario. “Es un proceso que demora cuatro días en promedio para tener alimentación normal (de gas), se aumenta temperatura de a poco y se carga material para que se convierta en clinker, esto va revistiendo el ladrillo refractario y lo protege”.

Señaló que para los hornos cementeros parar es muy crítico porque conlleva bastante riesgo.

El corte del suministro obligó a la empresa a dar vacaciones a unos 40 empleados administrativos y al menos 100 operativos.

REPARACIÓN El Ministerio de Hidrocarburos informó que el trabajo de reparación concluyó la madrugada de ayer. El 12 de noviembre, a las 18:45, el flujo de gas fue interrumpido como consecuencia de un atentado con explosivos debido a las manifestaciones registradas en el Trópico, tras la renuncia del expresidente Evo Morales. 

La labor de reposición empezó el 27 de noviembre, previa negociación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) con los comunarios para que permitieran el acceso del personal. Participaron más de 50 especialistas, entre ingenieros y técnicos, que trabajaron 24 horas al día. 

En una evaluación preliminar, el ministro de Economía, José Luis Parada, estimó que la reparación costaría al menos 200 millones de dólares.