Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 02 de julio de 2020
  • Actualizado 15:17

Veinte niños, la mitad huérfanos, no pueden vender artesanías por la pandemia y piden ayuda

Tienen entre 7 y 17 años. Enviaban sus creaciones a Alemania, pero ya no les compran. Necesitan, especialmente, ropa abrigada.
 
Niños del Hogar Tres Soles de Quillacollo. TRES SOLES
Niños del Hogar Tres Soles de Quillacollo. TRES SOLES
Veinte niños, la mitad huérfanos, no pueden vender artesanías por la pandemia y piden ayuda

Su vida no ha sido fácil. Algunos, a los siete años, no tienen a nadie en el mundo, pues sus mamás y papás murieron. Otros fueron rescatados de hogares violentos a los que sería imposible devolverlos. Juntos, y amparados por el Hogar quillacolleño Tres Soles, 20 niños y adolescentes estaban intentando salir adelante, vendiendo artesanías a Alemania, pero la pandemia por el coronavirus les quitó ese trabajo, los está empezando a asfixiar y, de apoco, les está reviviendo a aquella época en la que vivían con carencias.

Los menores aún tienen un techo donde vivir, su hogar Tres Soles, en Quillacollo, pero, cuando inició la cuarentena, estuvieron a punto de quedar desamparados, otra vez, porque la mayoría de los profesionales que trabajaba con ellos renunció. Las pocas personas que quedaron están con ellos a tiempo completo para exponerlos lo menos posible a un contagio.

Las municiones se les están acabando. Estos meses de confinamiento todo ha sido pérdida para los pequeños: no pueden vender sus artesanías a Alemania, dejaron recibir donaciones del exterior, su hogar estaba conminado a pagar los beneficios sociales a todos los empleados que se fueron y los dejaron a su suerte, y el invierno no les perdonó su falta de ropa abrigada.

Pero, si ya superaron una vez la muerte, la violencia y el abandono, los 20 niños y adolescentes están convencidos de que saldrán de esta. Se los ve animados y aún con muchas ocurrencias, cada día se dedican a cultivar plantitas en los huertos que tienen en el hogar. A diferencia de otros niños, no están pasando clases virtuales, solo están recibiendo apoyo escolar de los pocos profesionales que quedaron a cargo de ellos.

Pidieron a los cochabambinos que los ayuden. Su mayor necesidad, esta temporada, es abrigo. Muchos, como están en etapa de crecimiento, ya dejaron sus prendas de vestir calentitas y necesitan otras, también frazadas, almohadas y zapatos. Cualquier otra ayuda diferentes también es bienvenida.

Para hacer donaciones, la gente puede contactarse a los teléfonos 72227312 y 72230399. El Hogar Tres Soles está en la avenida Antofagasta.