Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de agosto de 2020
  • Actualizado 09:33

De 1.200 médicos y enfermeras, 420 están complicados con el virus y 1.100 no tienen seguro

Solo en el hospital Viedma 96 personas están contagiadas y 60 se mantienen en aislamiento a la espera de exámenes de laboratorio.

Situación contagios sector médico
Situación contagios sector médico
De 1.200 médicos y enfermeras, 420 están complicados con el virus y 1.100 no tienen seguro

“La situación de todos los médicos, enfermeras, bioquímicos, odontólogos, nutricionistas, psicólogos y trabajadoras sociales es de terror porque han caído contagiados con el virus”, refleja el representante del Sindicato de Médicos y Ramas Anexas de Cochabamba, Sirmes, Jimy Montaño.

Todos los hospitales, centros de salud y postas en Cochabamba tienen a médicos y enfermeras contagiados con el virus de COVID-19+SAR, más conocido como coronavirus.

En los hospitales fueron reportados 209 casos positivos del personal médico y de enfermeras; y 211 están aislados a la espera de un examen de laboratorio que confirme su situación, lo que en los hechos significa que 420 han dejado de trabajar.

Montaño señaló que de todos los centros médicos el más afectado es el hospital Viedma porque hay 96 personas que dieron positivo y otras 60 están confinadas esperando análisis laboratorial; en el Instituto Gastroenterológico 14 dieron positivo y 17 aguardan resultados.

Señaló también los médicos y enfermeras sufren igual que el resto de la población debido a la falta de espacios en los hospitales. “Estamos hablando de la imposibilidad de atención a nuestro propio personal. No hay una sola cama en la Caja Nacional de Salud, CNS, los seguros privados están colapsados”.

El dirigente expresó la situación de los médicos que tienen ítem ministerial y que son parte del seguro de la banca estatal que no cubre la atención por COVID-19.

Señaló que no todos los sistemas de seguro social a corto plazo prestan atención para el sector profesional y que los “momentos son de terror” para los médicos.

CATÁSTROFE La condición delicada del personal les ha impedido seguir trabajando con su capacidad de atención en todos lados y que muchos establecimientos de salud debían cerrar como sucedió con Jaihuayco, Sarcobamba, Condebamba, en la zona sur en La Chimba. “Ponen en grave posición al sistema de salud que está en catástrofe frente a una total indiferencia de las autoridades”.

Se refirió a las declaraciones de la gobernadora de Cochabamba, Esther Soria, del Movimiento Al Socialismo, MAS, quien en un audio filtrado a los medios de comunicación habría señalado a los “autoconvocados” de K’ara K’ara que en mayo pasado bloquearon el ingreso de basura al botadero exigiendo la que la presidenta Jeanine Áñez. Según la grabación, Soria dijo en medio de aplausos que dudaba de la existencia del virus de la pandemia.

“Estamos a punto de ver escenarios como los observados en Guayaquil, Ecuador, donde los cadáveres fueron recogidos en carretillas, con cuerpos unos sobre otros, con parques, plazuelas, avenidas, casas y puertas de los hospitales. Expresamos nuestro repudio por la actitud que tienen nuestras autoridades departamentales quienes muestra indolencia y desconocimiento de la caótica y catastrófica situación de salud por la que atraviesa el sector y nuestro departamento”.

Explicó que a la indolencia e incredulidad de las autoridades se suma la falta de hospitales, la falta de centros de aislamiento, la falta de camas, de ventiladores. 

Los médicos se enferman y dejan espacios vacíos en los hospitales que las autoridades de salud no reemplazan por lo que la atención médica ha colapsado.

En anteriores días, enfermeras anunciaron que realizarán huelga de hambre exigiendo ítems para sustituir los espacios vacantes en los centros médicos. Sobre el tema se pronunció el director del Servicio Departamental de Salud, SEDES, Yercin Mamani, quien también advirtió con asumir una medida extrema similar si es que el Gobierno no contrataba personal.  

Informó que después de gestiones ante varios ministerios consiguió en un primer bloque, alrededor de 60 contratos temporales para el hospital Salomón Klein y que se espera para los próximos días otros grupo similares para el hospital del Sur y otro semejante para el Viedma. "Por otra parte, seguimos gestionando más, sobre todo para especialistas intensivistas que es lo que más necesitamos ahora", complementó.