Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 22:48

APUNTAN A MORENO COMO EL QUE INSTRUÍA LOS PROCEDIMIENTOS

Funcionarios dicen que Leyes “pagaba favores” políticos desde Alcaldía

Los servidores públicos consideran que las “líneas” para privilegiar con cargos o beneficiar a empresas con contratos se debe a deudas con algunas personas y sectores.  
Funcionarios dicen que Leyes “pagaba favores” políticos desde Alcaldía

 

“Yo le escuché a Diego Moreno (exsecretario Administrativo Financiero) decir que el señor alcalde José María Leyes debía pagar o devolver favores políticos a varios sectores y personas. En ese momento, no entendía a qué se refería, ahora pienso que probablemente se relacionaba a otorgar cargos a diferentes personas o hasta beneficiar en los procesos de contratación (...)”, señaló la jefa del Departamento de Contrataciones, F.C., en declaración informativa, el 24 de septiembre.

El lunes, el viceministro de Transparencia Institucional y Lucha Contra la Corrupción, Diego Jiménez, presentó una nueva denuncia por la presunta conformación de una “red de corrupción” en la Alcaldía de Cochabamba, liderada por el alcalde José María Leyes, su hermana Claudia Leyes y otros tres funcionarios más.

El exsecretario Administrativo Financiero, Diego Moreno (prófugo); el exsecretario de Atención al Ciudadano, José Miguel Padilla (con detención domiciliaria) y la exdirectora de Contrataciones, C.A. (aún servidora de la Alcaldía) se suman a la lista de quienes habrían operado en la red corrupta. “En la Alcaldía se conformó un círculo de personas que manejaban el ingreso y remoción de personal, dirección de procesos de contratación, entre otros (casos). Llegando a emitir la línea que regía y que debía cumplirse de manera estricta por parte de los funcionarios”, dice parte del texto del documento de denuncia del Ministerio de Justicia.

Diego Moreno (declarado en rebeldía) es uno de los más nombrados por los funcionarios, de acuerdo a las pruebas testificales. Era quién presuntamente daba las instrucciones para que una empresa se adjudique un contrato y lo califican como un “déspota”. Por su carácter, varios servidores le temían y cumplían sus órdenes. “Él (Moreno) era el que manejaba todo en la Alcaldía, era como otro Alcalde y no se le podía decir no. Tenía la facultad de mover al personal de aquí para allá y de despedir (...)”, dice parte de la declaración de J.F., profesional II de Activos Fijos Inmueble, del 18 de mayo.

Recordó que los últimos días de marzo de 2017, Moreno le envió un memorando de designación como miembro de la comisión de recepción definitiva de las mochilas escolares (Mochilas II) pero el documento tenía fecha del 10 de febrero. Ella cuestionó, pero finalmente fue presionada a firmar la designación. “Con mi compañero J.M. fuimos a la oficina de Dr. Moreno para decirle que no nos correspondía (ser miembros de la comisión) porque no éramos de la unidad solicitante (...). Él no aceptó y nos votó de su despacho, indicándonos: Salgan de mi oficina, desaparezcan. No pudimos hacer nada”.

Aclaró que la Comisión no se reunió y no revisó las mochilas. “A mí, me pasaron la documentación ya subsanada y los materiales ya habían sido entregados en febrero, por la empresa a la Alcaldía”.

Sobre el caso, F.D., profesional del Departamento de Contrataciones y Licitaciones Públicas, también recibió la designación en la misma fecha. En su declaración informativa, del 13 de julio, refirió que se negó a firmar el documento, puesto que no participó de la recepción de los útiles. “El Lic. Moreno le dijo (a mi jefa) por teléfono que si yo no firmaba esa recepción había más de 50 personas esperando por mi cargo y que decida si voy a firmar o me voy a ir de la Alcaldía. Entonces, al tener familia no me quedaba de otra que cumplir con esas órdenes”.

El jefe del Departamento de Educación, O.B., declaró el 28 de mayo. “He sido agredido psicológicamente y verbalmente por Diego Moreno quien me invitó a renunciar el cargo porque era un estorbo para sus procesos. Todo aguanté por mi familia y no me tomaban en cuenta para el proceso (Mochilas II)”.

Indicó que en una oportunidad, Moreno le dijo: “Si el Alcalde pide elefante azul, le tiene que dar elefante azul”.

En los pasillos de la Alcaldía se rumoreaba que la hermana del Alcalde era la dueña del municipio y que incluso tenía su despacho en el octavo piso del edificio Business Center sin ser funcionaria. El poder que se ostentaba era tal, que los servidores la conocían como la “number one” (la número uno). Sin embargo, de acuerdo a los testimonios, no hubo un “contacto directo” con los trabajadores de cargos bajos, pero refieren que la vieron entrar al estudio de Diego Moreno y sostener largas reuniones.

Uno de los funcionarios, en su declaración, relató que Claudia Leyes ordenó la anulación de un proceso de contratación debido a que la persona de su “agrado” no se había presentado. La determinación ocasionó que los estudiantes desfilaran sin los respectivos buzos en los Juegos Plurinacionales 2016 y luego una discusión entre los hermanos Leyes.

Claudia Leyes declaró, el 30 de mayo, que Moreno era solo un “conocido” con el que coincidió alguna vez en actos oficiales. Negó su participación en algún proceso de contratación, puesto que no era servidora pública.

11 funcionarios

La declaración informativa de 11 funcionarios de la Alcaldía sirvió para que el Gobierno detectara una red de corrupción.

7 compras

Kárdex

El Departamento de Educación de la Alcaldía de Cochabamba realizó cotizaciones a diversas imprentas para la compra de kárdex del desayuno escolar. En el caso, la responsable de Contrataciones Menores, en su declaración informativa, refirió que la “línea” ya estaba dada en favor a una empresa.

Deportivo

En 2016, la Dirección de Desarrollo Humano realizó el proceso de adquisición de uniformes deportivos para los estudiantes que representarían al departamento en los Juegos Plurinacionales. Se conoce que una reunión entre el secretario y director de esa repartición, además de la directora de Contrataciones, fue irrumpida por Claudia Leyes, quien anuló el proceso tras conocer que una persona de su “agrado” no se habría presentado.

Bombas de agua

El técnico del Departamento de Educación realizó varias cotizaciones para la compra de bombas de agua de esa unidad. Sin embargo, al entregarlas a la responsable de Contrataciones Menores, ella le indicó que las propuestas no serán consideradas puesto que ya se tenía la “línea”.

Mochilas 2016

En este caso, la empresa adjudicada utilizó el coliseo del Norte para que se armen las mochilas. Según las declaraciones, varios funcionarios fueron citados para coadyuvar en el trabajo. En el lugar, estaba Claudia Leyes (quien daba órdenes) y José Miguel Padilla.

Mochilas I y II

Los casos mochilas I y II están en proceso de investigación por presunto sobreprecio y favorecimiento a importadores. Además, se sigue la compra de cámaras de vigilancia por presunto sobreprecio.

Piden documentos de 4 casos 

El viceministro de Transparencia Institucional y Lucha Contra la Corrupción, Diego Jiménez, pidió al Ministerio Público que solicite a la Alcaldía de Cochabamba la documentación necesaria para la investigación de cuatro casos.

La petición está en la denuncia presentada por la presunta conformación de una “red de corrupción”, en la Alcaldía.

Se pide a la Alcaldía que remita el procesos de contratación de: la compra de kárdex para el desayuno escolar, compra de material deportivos para los Juegos Plurinacionales 2016, compra de bombas de agua para el Departamento de Educación y de mochilas escolares 2016. Las carpetas deben contar con la certificación presupuestaria, autorización del Responsable del Proceso de Contratación (RPC) del inicio del proceso, publicación del Sicoes, convocatoria de acta de reunión de aclaración precio referencial, enmienda o resolución del documento Base de Contratación (DBC) y otros documentos.