Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 15 de septiembre de 2019
  • Actualizado 06:23

Añoranzas sobre épocas en las que solíamos ser felices Una visita al Parque Vial

Añoranzas sobre épocas en las que solíamos ser felices Una visita al Parque Vial
(Por Kevin Brian Montaño)

No mucha distancia faltaba recorrer para llegar al parque vial e incluso ahí, cerca sus muros, escuché niños correteando en el lugar y jugando con las atracciones, una especie de sonido que a la mayoría nos transmite familiaridad, una añoranza sobre épocas en las que podíamos ser felices de forma tan sencilla y natural.

Una vez adentro, en aquel lugar donde han pasado tantas alegrías, puedo ver ante mis ojos las nuevas experiencias que están creando las niñas y niños para sí mismos, ya sea en los columpios o relajándose sobre el pasto, se puede afirmar que cada uno de ellos tiene una sonrisa en el rostro. Cuando hablo con las madres y padres y sus hijas e hijos, veo que la costumbre de llevarlos a los parques para que se diviertan no se está perdiendo, y aunque consideren que el trabajo es un obstáculo para estas actividades, consiguen tiempo para venir con sus pequeños aún en días entre semana.

Una madre con la que pude hablar me contó que ella no era cochabambina, pero al visitar el lugar pensó en darle unas horas de juego a su hijas en este parque, y algo poco común que me contó, fue la comodidad que ella tiene para sus pequeñas en casa: un parque y piscina, donde ellas generalmente juega, mientras otros progenitores me contaron lo difícil que les es sacar a sus hijas e hijos los fines de semana, pero que por ese mismo motivo, como señalé anteriormente, salían con ellas y ellos entre semana.

Pude hablar con la encargada de boletería en la puerta, Verónica Flores, y efectivamente la concurrencia al parque es constante pero mayormente los fines de semana, superando por mucho a las personas que suelen venir entre semana, e indica que puede ver que las niñas y niños entre la edad de 3 y 5 años son los que mayormente frecuentan este parque.

Llegado el momento de partir, podría decir que si bien este día de juego acabó, quedan muchos más por ocurrir, no solo en este parque, en cada parte del mundo hay una niña o niño que ansía disfrutar de su imaginación en forma de juego, o viendo a través de sus ojos como un juguete que cobra vida.