Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 28 de enero de 2023
  • Actualizado 16:47

NOSOTRAS Y NOSOTROS LOS ADOLESCENTES

NOSOTRAS Y NOSOTROS LOS ADOLESCENTES



Según datos de la cartilla: Derechos Humanos de las Personas Adultas Mayores de la Defensoría del Pueblo, la discriminación en razón de edad, abandono y marginación de las y los adultos mayores constituye una forma de maltrato, aunque muchas veces la familia y la sociedad lo ven como normal.
Cuando hablamos de maltrato contra el adulto o adulta mayor nos referimos a todo hecho o situación que ocasiona algún tipo de daño y que le impide su bienestar integral. Erróneamente, se identifica el maltrato solamente en su forma de violencia física o verbal, pero no se evidencia en su real magnitud las diferentes formas en que éste puede manifestarse con las personas mayores.
• Maltrato físico se da mediante la acción de violencia o cualquier hecho que ocasiona lesión. Ejemplos comunes son los empujones, sacudones, bofetadas, golpes, cortes, quemaduras, ataduras, agresiones o amenazas con armas, entre otras formas.
• Abuso sexual es cuando se produce un acto de naturaleza sexual contra la voluntad de la persona mayor, empleando para ello el uso de la fuerza. Puede darse también a través de palabras o gestos insinuantes, manoseos y caricias inapropiadas.
• Maltrato psicológico o maltrato emocional se da por agresiones verbales, amenazas, intimidación, humillación, ridiculización, y cualquier otra conducta degradante; también mediante insultos, burlas, actitudes de rechazo, amenazas, indiferencia, destrucción de objetos apreciados y sobreprotección, que genera sentimiento de inutilidad o resta independencia, entre otros, lo que produce perjuicio en la salud psicológica y en la autoestima. Con estos actos se someten a la víctima a una lenta tortura emocional que produce heridas invisibles, pero no por ello menos dolorosas o perjudiciales.
• Maltrato por descuido o abandono consiste en dejar de brindar a la persona adulta mayor los cuidados o supervisión que necesita para su alimentación, vestido, higiene, vivienda y la atención familiar.
• Maltrato cultural se da en situaciones que atentan contra la identidad cultural del adulto y adulta mayor. Se produce cuando no se le deja expresar sus costumbres, creencias y pensamientos.
• Maltrato económico se da cuando los bienes o el dinero de las personas adultas mayores son utilizados sin su consentimiento, a través del robo o falsificación de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores, derechos, etc. Ejemplo marginarlos en su misma casa, en la utilización por terceros de la Renta Dignidad o jubilación, así como la apropiación de bienes muebles o inmuebles mediante fraude (despojo de bienes), engaño o amenazas a la persona mayor.
• Maltrato extra familiar se da cuando la persona adulta mayor no tiene recursos para atender sus necesidades de salud, vivienda, alimentación, y vive en situaciones de pobreza o indigencia. También cuando se carece de pensiones o estas son muy bajas y la falta de oportunidades de capacitación para desarrollar algún trabajo remunerado.
• Maltrato ocasional tiene que ver con la limitación, el impedimento para ejercer sus derechos; cuando no cuenta con facilidades que ayuden a superar sus limitaciones físicas. También se refiere a la violación de ciertos derechos legales e inalienables de las adultas y adultos mayores, como por ejemplo, su derecho al libre tránsito, cuando se restringe su libertad al ser confinados, la negación de concederle intimidad, la negación a la toma de decisiones, el aislamiento de las amigas y amigos, su derecho a la información, etc.