Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de octubre de 2019
  • Actualizado 16:22

NOSOTRAS Y NOSOTROS LOS ADOLESCENTES

NOSOTRAS Y NOSOTROS LOS ADOLESCENTES


El derecho a la participación es fundamental e indispensable para el ejercicio de todos los derechos de las personas, puesto que permite el desarrollo de otros derechos.

Es un derecho que habilita el ejercicio de otros derechos, se observa con mayor claridad su condición de interdependencia con otros derechos, por ejemplo: para que una persona ejerza su derecho a la participación, primero tiene que ejercer su derecho a la vida, a la alimentación y nutrición, salud, identidad, etc.

Por otro lado, si una persona no participa, no podrá asistir a la escuela, no tendrá acceso a la salud, a tener un trabajo y empleo, entre otros.

Por tanto, el derecho a la participación se constituye como parte integral de toda persona, contribuyendo a su desarrollo como sujeto social, con principios, valores y capacidades. Además, implica opinar y expresarse libremente, ser escuchado y tomado en cuenta en todo momento, ser informado y ser difusor de información. Su ejercicio debe ser precautelado entre todas las personas, la familia, la comunidad y el Estado.