Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de enero de 2020
  • Actualizado 01:42

LOS ESPECIALISTAS DICEN QUE LOS NIÑOS, CUYAS MADRES TOMARON ENTRE UNA Y SEIS BEBIDAS ALCOHÓLICAS POR SEMANA, A LOS OCHO AÑOS DEMUESTRAN QUE TIENEN PROBLEMAS DE APRENDIZAJE

El vino en embarazo perjudica el coheficiente intelectual del bebé

El vino en embarazo perjudica el coheficiente intelectual del bebé



Investigadores de las universidades de Oxford y Bristol, en Reino Unido, estudiaron el coeficiente intelectual (IQ, por sus siglas en inglés) de más de 4.000 niños y niñas y lo vincularon con el consumo de alcohol de sus madres.

Encontraron que el consumo moderado de seis unidades de alcohol a la semana durante el embarazo afecta el IQ.

Los expertos dicen que el efecto es leve, pero reiteran la necesidad de evitar el alcohol durante el período de gestación.

Estudios anteriores produjeron evidencias inconsistentes y confusas sobre el daño que puede causar el consumo bajo o moderado de alcohol durante el embarazo, en gran parte porque es difícil separar otros factores que pueden influir, como la edad y la educación de la madre.

Un estudio de la Universidad de Londres de octubre de 2010, por ejemplo, dijo que el consumo moderado no presentaba ningún riesgo.

Pero esta investigación, presentada en la publicación PLOS One, descartó esta teoría al enfocarse en los cambios en los genes que no están conectados con los efectos sociales o del estilo de vida.

Cuando una persona bebe alcohol, las enzimas convierten al etanol en acetaldehído.

Las variaciones en los genes que codifican estas enzimas dan lugar a diferencias en la capacidad de una persona para metabolizar el etanol. Los "metabolizadores lentos", por consiguiente, tienen los niveles de alcohol altos durante más tiempo que los "metabolizadores rápidos".

Los científicos creen que la metabolización rápida del etanol evita el desarrollo anormal del cerebro, porque hay una cantidad menor de alcohol que pasa al feto.

A las madres se les pidió que registraran su consumo de alcohol en las distintas etapas del embarazo. Una bebida se estableció como una unidad de alcohol. Si beber alcohol durante el embarazo es bueno o malo sigue sindo tema de debate. Pero el consejo sigue siendo el mismo: "no beban".

El estudio encontró que cuatro variaciones genéticas de los genes que metabolizan el alcohol de los niños y sus madres se relacionaron con un menor IQ a la edad de ocho años. En promedio, el IQ del niño se redujo en casi dos puntos a cuenta de esta modificación genética.

Este efecto solo se observó en los hijos de las mujeres que se tomaron entre una y seis bebidas alcohólicas por semana durante el embarazo, y no entre las mujeres que se abstuvieron.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad