Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 22 de octubre de 2020
  • Actualizado 17:34

Sorprendente edificio chino en forma de flor que vive gracias al sol y al viento

Sorprendente edificio chino en forma de flor que vive gracias al sol y al viento



El lirio de agua (zantedeshia aethiopica) conocido comúnmente como alcatraz, cala ó flor de jarro, es una planta herbácea vivaz, de origen sudafricano, que se cultiva como ornamental por sus vistosas flores de color blanco. Es una planta perenne, de la familia de las aráceas, la más robusta y ampliamente naturalizada del género Zantedeschia. De origen tropical, soporta sin embargo las heladas y alcanza los 150 centímetros de altura. Pero hoy, estimado cibernauta, quiero hablar del lirio chino de 140 metros de altura que vive gracias al sol y al viento, ¿no me crees? Pues sigue leyendo...

El lirio chino al que me refiero, también llamado Flor de la Energía, se encuentra en Wuhan, que es la capital de la provincia de Hubei y la ciudad más poblada de la zona central de la República Popular China, entre la confluencia del río Yangzi y del río Han, y se llama Wuhan New Energy Center y no es exactamente una flor Calla Lily como la naturaleza nos ha regalado, sino que se trata de una torre de 140 metros de altura rodeada de torres más bajas en forma de hojas y cubiertas de vegetación (como podemos ver en las fotos).

La torre central se expande hacia arriba como un recipiente y está cubierto en su totalidad con paneles solares fotovoltaicos encarados al sol, disfrutando de sus rayos de la misma manera que una planta real. En el centro de la torre, surge una turbina eólica de eje vertical como si fuera el pistilo (órgano reproductor femenino de la planta). El agua de lluvia se recoge en el recipiente y una chimenea de 120 metros en la torre solar ayuda a expulsar el aire caliente del edificio mientras se lanza a continuación aire más fresco.

Esta maravillosa construcción perteneciente a la arquitectura ambientalmente consciente (aunque muy bien encaja con la llamada arquitectura orgánica), energéticamente eficiente, será, cuando esté acabada, el centro de investigación y desarrollo de nuevas tecnologías energéticas de la Universidad de Wuhan, que pretende ser el primer edificio sustentable por excelencia en el mundo, que cumpla todos los requisitos de confort higrotérmico, salubridad, iluminación y habitabilidad de las edificaciones. Porque el objetivo es ayudar a la ciudad de Wuhan a convertirse en la ciudad sostenible por excelencia de China.

Los Gabinetes Grontmij y Soeters Van Eldonk Architects han ganado con este proyecto de edificio sustentable el Concurso Internacional de Diseño en China. Y seguramente marcará el inicio de la búsqueda consciente de las fuentes renovables que la naturaleza nos ofrece y que tan olímpicamente el ser humano, soberbio, engreído, estúpido y presuntuoso, siempre ha despreciado.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad