Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 05 de diciembre de 2020
  • Actualizado 13:21

MICHAEL SAYMAN, DE 18 AÑOS, ALCANZÓ FAMA POR CREAR APLICACIONES Y JUEGOS. TRABAJA EN FACEBOOK Y COMPARTE SUS CONOCIMIENTOS CON SENCILLEZ

Programador de Facebook cuenta sus secretos

Programador de Facebook cuenta sus secretos


El genio de las aplicaciones, Michael Arthur Sayman, quien trabaja a sus 18 años en Facebook, el sitio de redes sociales más importante del mundo, considera que el hacer programas informáticos deberá ser como sumar o restar. Asegura que el internet debe constituirse en una “universidad global” donde todos tengan oportunidades iguales y acceso gratuito.

Sayman, creador de la aplicación 4snaps a sus 16 años, llegó por segunda vez al país en compañía de su madre para dictar charlas sobre creación de aplicaciones, compartir sus experiencias y hablar sus inquietudes en un mundo globalizado.

El adolescente genio relató sobre sus inicios en el mundo de las aplicaciones e internet, cómo llegó a trabajar en la compañía de redes sociales más importante del planeta, sus perspectivas, las injusticias en el mundo virtual, la educación, la universidad y el futuro.

Para el estadounidense, la tecnología del internet debe ser aprovechada para que la educación se democratice con accesos gratis para el conocimiento y oportunidades iguales, incluyendo a los ciudadanos de países pobres donde mucha gente no tiene posibilidad de pisar una escuela, menos una universidad para formarse como un profesional.

Michael Arthur, hijo del boliviano Miguel Sayman Spitz y de la peruana María Cristina Gálvez, es el principal creador de aplicaciones para Iphone y para Ipad.

Sayman nació en Miami, Florida, el 24 de agosto de 1996 y a sus 13 años vendió su primera aplicación en App Store.

De acuerdo a Sayman, Club Penguin App fue su primera aproximación al mundo de las aplicaciones. Su aportación más reconocida y exitosa hasta el momento es el juego 4Snaps. Ha logrado con sus aplicaciones llegar a más de dos millones de usuarios y ya es catalogado como un joven prodigio de la tecnología de las aplicaciones.



SUMAR Comentó que, en una charla con su familia, se preguntó cómo ayudar a los demás, una vez que logre seguridad económica para su familia. “Yo quiero que todo el mundo llegue a un punto, donde todos sepan programar, que sea como sumar”.

“Si yo diría que sé manejar tres lenguajes de computación dirían que soy ingeniero o programador.  Yo creo que en esta época los niños ya saben las operaciones matemáticas y saben cómo es el proceso de la lluvia. ¿Acaso a esos chicos les llamamos grandes profesionales, matemáticos o científicos?. No”, reflexionó.

En consecuencia, dijo que en el futuro cercano el saber tres lenguajes de computación ya no será para ser acreedor al título de ingeniero, porque será como sumar, restar, multiplicar o dividir.

Según Sayman, la programación debe llegar a un punto en el que ese conocimiento sea básico, como la aritmética. “Un chico de 8 años sabrá programar en un lenguaje de computación y no se llamará ingeniero ni genio sino será una persona normal”, aseveró.



UNIVERSIDAD Otro de sus sueños y que se constituye en un desafío es lograr internet para todos, con oportunidades iguales y de aprendizaje.

Dijo que en la medida que la sociedad se desarrolla y se multiplica se va a tener que crear más universidades. En la actualidad un 50 por ciento del mundo no tiene acceso a la universidad, pero tampoco se puede construir universidades en cada esquina para todos los habitantes del planeta.

“No podemos tener 7 mil millones de personas en aulas de forma física. Además, en muchas partes del mundo, donde la pobreza es lacerante y donde no hay una universidad, los jóvenes no tienen las mismas oportunidades que se tienen en Estados Unidos u otro país desarrollado. Eso no es justo”, aseveró.

En consecuencia, manifestó que se tiene que emprender acciones para lograr las mismas posibilidades de conocimiento y oportunidades para todos.

Planteó que se debe emprender un plan agresivo para posicionar al internet como una “universidad global y gratis”, donde todos pueden ingresar sin importar la edad ni recursos con los que cuentan.

“Si logramos que los chicos se interesen y emocionen por aprender se llegará a un punto en que la universidad va a tener que adaptarse y no tener clases presenciales. Vamos a llegar a que todas las clases sean virtuales y que pueden ingresar en cualquier parte del mundo y que sea gratis”, aseveró.



EDUCACIÓN Para el genio estadounidense, la base de cualquier éxito es la educación con disciplina, pero ajustada a los tiempos actuales de globalización y sin “mezquindades”.

Consejos.



Hacer conexiones

Algo importante que tenemos que hacer es tener conexiones. Cada persona es buena en ciertos ámbitos: hay personas que les encantan las programación, la ley y otras se dedican a otras cosas. Hay que trabajar en conjunto, ser consecuentes con un objetivo. No importan los fracasos. Ellos nos muestran el camino del éxito.



Clave del éxito

El secreto es buscar la innovación y el crecimiento.



Facebook

Lo que me gusta de Facebook es aprender. Me falta mucho. Tengo que aprender a hablar con otras personas, comunicarme bien. Creo que en las compañías de Facebook o Google puedo aprender más.



Programadores

No hay suficientes programadores en el mundo. Hay demasiadas compañías nuevas que se han creado para computación y no hay programadores, por eso es hay tantos beneficios.

Reajuste en la educación

La forma en que el mundo piensa en la educación debe ser reajustada. La formación no solamente es memorizar, sino captar la información que hay en internet y aplicarla para crear cosas nuevas.

“Hay que comenzar a pensar en una educación diferente, que sea una moda crítica, que nos ayude a ponernos en un nivel más arriba, que nos abra los horizontes y no que nos quedemos en los moldes de estudiar en las aulas para ser profesional”, aseveró Michael Sayman, genio de las aplicaciones.

Confesó que en la escuela no tenía clase de computación y el internet le sirvió para aprender informática. “Es un ejemplo de utilizar el internet de manera provechosa”, señaló.

En resumen, dijo que el internet fue para él una biblioteca permanente y universidad para desarrollar sus conocimientos.

Facebook lo contacta y contrata por correo

“La empresa Facebook me contactó y me contrató por correo electrónico”, reveló el Michael Arthur Sayman.

En principio el email generó duda, luego sorpresa y finalmente fue una realidad. Sayman estaba en la clase de cálculo en su colegio cuando llegó un correo electrónico a su iPhone, con la invitación para conocer al creador de Facebook Mark Zuckerberg y la posibilidad de trabajar en esa gran compañía.

“Lo primero que hago es pasarle el iPhone a mi amigo para que lea y de pronto él se para anunciando el contenido de la misma. Mi profesora me quita el iPhone y me dice que preste atención. Yo no podía pensar en cálculo, lo único que quería era que me devolviera mi iPhone para responderle”, relató.

Al final de la clase respondió que le gustaría ir a Facebook y ver la posibilidad de trabajar.

Tuvo que pedir permiso en su colegio por unos días, pues no le daban valor a la programación.

Cuando presentó su solicitud, en el colegio le dijeron que si la compañía lo quería conocer, lo primero que debía hacer era estudiar. Al final, con insistencia consiguió ese permiso. Después logró conocer a Mark Zuckerberg y las instalaciones de Facebook.

Sayman empezó a crear aplicaciones dos años antes de graduarse de la secundaria. Se puso el reto y logró crear una de las aplicaciones más grandes y que tuvo gran acogida de la gente.

El genio no quería hacer aplicaciones que costaban dinero, pues su temor era que no iba tener descargas.

Declaró que luego se dio cuenta que al tener más descargas iba valer más su aplicación, por la cantidad de usuarios, ya que las compañías lo verían más, lo reconocerían más y eso le podría una situación más estable, que en la práctica iba funcionar mejor.

Esa dinámica le abrió una oportunidad para que Facebook lo contrate, pues supo de sus aplicaciones.

“Cuando llegué a Facebook me di cuenta de algo interesante. Durante ese tiempo estaba aprendiendo sin darme cuenta, estaba aprendiendo cómo programar, cómo crear aplicaciones, cómo analizar el mercado de las citas, cómo ver las aplicaciones gratis o cómo ver si funciona con diferentes juegos o cómo es la audiencia de esta aplicación o cómo es la aplicación con el dinero o con el tiempo.Todas estas cosas poco a poco estaba aprendiendo. Facebook me dijo aquí vas a seguir aprendiendo”, manifestó.



MI BOLIVIA Michael Sayman anunció en La Paz que muy pronto lanzará una aplicación que la denominará “Mi Bolivia”.

No quiso dar detalles de sus alcances y prefirió dejarlo como una “sorpresa”

“Sigo haciendo aplicaciones, no paro porque me encantan los lenguajes que uso. Este año vamos hacer un nuevo lenguaje y tengo uno que se va llamar Mi Bolivia”, afirmó.

“Cada día estamos creando aplicaciones, crear es nuestro trabajo”, finalizó.

“Soy una

persona

normal, como cualquiera

de mi edad”

Con una sencillez en sus palabras, el estadounidense Michael Arthur Sayman, dijo que es una persona normal como muchos de su edad. Va al cine, juega con sus amigos, se divierte en alguna fiesta, hace deporte y no se encierra en un laboratorio para hacer grandes descubrimientos.

Se le consultó cómo es la jornada cotidiana del experto que fue invitado a trabajar en Facebook a lo que respondió: “normal”.

“Me levanto, desayuno, tomo el bus queda a 10 minutos de donde vivo. En el bus me pongo Facebook, regreso a casa después de 8 horas del trabajo, me como un ceviche o un burrito y veo tele. Trato de jugar tenis, lo que sea, distraerme un poco”, comentó.

Insistió en que esa rutina es de todos los días, pues trata de no ser diferente a los demás, porque no “quiero ser raro”.

“Muchas personas esperan que les diga algo. Aunque me rodeen y presionen, igual hago todo normal. Si pierdo el bus, no le importa a la gente, eso es lo que quiero”.

Saymos afirmó que lo que más le interesa es “contribuir para hacer una sociedad más justa con oportunidades iguales para todos”.

Asimismo aseveró que el dinero que gana es para ayudar a sus padres y lo que sobra lo ahorra para la universidad, porque piensa que la educación es una de las cosas más importantes en el mundo.

Consultado si considera que la tecnología es un trabajo para nerds respondió enfáticamente que “no”. “No creo que sea para nerds porque todos la usamos. Si fuera así, todos los que tienen celulares y computadoras serían nerds. No me llaman eso, porque cuando estoy con mis amigos siempre vamos al cine y nos divertimos”.

Sayman aconseja a los niños y adolescentes aprender a programar. “Eso te ayuda muchísimo y te pone un paso más allá de la persona que no lo sabe”.