Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 16 de mayo de 2022
  • Actualizado 13:57

Depósitos de grasa en hígado no son consecuencia de la sacarosa

Depósitos de grasa en hígado no son consecuencia de la sacarosa



 El consumo de sacarosa y de jarabe de maíz de alta fructosa a niveles habituales no causa acumulación de grasa en el hígado o en los músculos, que constituye una posible causa de enfermedades, afirmó el estadounidense James Rippe, especialista en el impacto de los hábitos cotidianos en la salud.

El doctor Rippe, explicó que el jarabe de maíz de alta fructosa y la sacarosa (azúcar de mesa) son muy similares, ya que ambas están compuestas por azúcares fructosa y glucosa.

"Durante mucho tiempo la gente ha argumentado en la literatura médica que la mitad compuesta por la fructosa tanto del jarabe de maíz como de la sacarosa puede causar que se deposite grasa en el hígado y en los músculos, debido a que es metabolizada de forma diferente", señaló.

Añadió que eso sería un problema "porque la acumulación de grasa en el hígado puede causar la enfermedad no alcohólica de hígado graso, y los depósitos de grasa en los músculos pueden causar resistencia a la insulina y en última instancia diabetes".

Una investigación, del que Rippe fue coautor, con 64 individuos sedentarios a los que durante el periodo de prueba se les dio a beber leche baja en grasas endulzada ya sea con jarabe de maíz de alta fructosa o de sacarosa. El contenido de azúcar en uno y otro caso correspondió a los niveles máximos de consumo del 25 por ciento , 50 por ciento y 90 por ciento de la población. También concluyó "que no había diferencia entre el jarabe de maíz de alta fructosa y la sacarosa en ninguna dosis".