Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:21

DETRÁS DE LA DIFICULTAD DE EVACUAR LAS HECES ESTÁN LOS CAMBIOS DIETÉTICOS, FALTA DE AGUA, ENFERMEDADES Y EL SOBREABRIGO DE LOS NIÑOS

El abrigo causa estreñimiento

El abrigo causa estreñimiento



La dificultad de evacuar las heces es un problema frecuente de los bebés y de los niños que comienzan a ingerir alimentos sólidos. Sin embargo, de acuerdo a la experiencia del pediatra Oscar Parada, uno de los factores del estreñimiento es el sobreabrigo.

Los padres creen que el bebé tiene más frío que un adulto, y exageran al abrigarlo. Según la explicación del pediatra, la transpiración hace que el niño pierda más líquido de lo normal, se reseca el intestino y, en consecuencia, se estriñe.

El bebé debe abrigarse sólo con una prenda más que un adulto. Si es verano, debe evitar la lana o el polar.

La nutricionista, Guadalupe Belmonte asegura que una de las principales causas del estreñimiento es la falta de líquido, además del bajo consumo de fibra.

Es común que los niños no coman verduras, legumbres, cereales y, en ocasiones, fruta.

Cabe destacar que la fruta se la debe comer entera y no en puré porque pierde toda la fibra natural.

Por otro lado, el endurecimiento de las heces se debe al abuso de alimentos astringentes (patatas, plátano, arroz, zanahoria cocida) y la introducción de nuevos alimentos como chocolate, golosinas y otros dulces.

Según el médico pediatra, los padres no consideran que, además de la leche materna o de fórmula, los bebés necesitan tomar agua, aunque en menos cantidad.

Los niños tienen que tomar al menos dos vasos de agua u otros líquidos cada día. Muchas veces se debe estimular la sed con el consumo de más agua.

El agua y la fruta en zumo favorecen la deposición de las heces gracias a su acción humectante del intestino.

Según Belmonte, se debe mantener lubricado el intestino con el consumo de aceites. Los niños pueden consumir aceite de oliva en las ensaladas y un poco de mantequilla en el pan.

Si el bebé continúa estreñido después de modificar su dieta, conviene que su pediatra descarte otros problemas menos habituales.



1 prenda más  que el adulto

A los bebés y niños se los debe abrigar sólo con una prenda más que el adulto.

Según el médico pediatra Oscar Parada, los niños al nacer tienen la misma cantidad de glándulas sudoríficas que un adulto y, aunque necesitan un poco más de ropa, el sobreabrigo los puede deshidratar y provocar estreñimiento.

En general, la falta de líquido (no leche) y fibra provoca que el endurecimiento y resequedad de las heces, lo que dificulta su evacuación.

Malos hábitos y ritmo de vida 

No prestar atención a la urgencia de defecar o hacerlo sin dedicarle el tiempo necesario.

Si el ritmo de vida es activo, el niño no hace caso de los impulsos para defecar.

El estreñimiento puede coincidir con un acontecimiento familiar traumático, como luto familiar, cambio de casa, el nacimiento de un nuevo miembro en la familia.

El desorden alimentario es otro factor del estreñimiento.