Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 00:07

EN 4 COMUNIDADES DE COLOMI EL CENSO FUE RECHAZADO, TRAS VARIAS GESTIONES DEL INE EL EMPADRONAMIENTO COMENZÓ EN LA NOCHE. EN QUILLACOLLO, VINTO Y COLCAPIRHUA TAMBIÉN HUBO PROBLEMAS

Resistencia en zonas limítrofes demoró la actividad censal

Resistencia en zonas limítrofes demoró la actividad censal



Susceptibilidad y resistencia de vecinos en comunidades limítrofes de Colomi, Quillacollo, Colcapi- rhua y Vinto demoraron la actividad censal en Cochabamba. Brigadas especiales del Ejército participaron como empadronadores en las zonas en conflicto.

Pese a los conflictos, en las provincias las familias aguardaron espectantes la llegada de los empadronadores, que en muchos casos se presentaron con demora, por las grandes distancias que debían recorrer.

COLOMI A primeras horas de la mañana “había un conflicto entre dos comunidades de Tablas Monte que no se dejaban censar”, informó el alcalde del municipio de Colomi, Abdón Jiménez, refiriéndose a las comunidades de Mosoj Llajta, de la localidad de Tablas Monte.

En horas de la tarde, la ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro, informó de cuatro comunidades, en un área dispersa del distrito de Tablas Monte. Los comunarios, reclamaron porque el código censal, no correspondía a su jurisdicción.

Finalmente, superados esos contratiempos, el censo se reanudó alrededor de las 19:30 horas, según información de la responsable del INE en Cochabamba, Patricia Cupé. La autoridad precisó que las cuatro comunidades serán censadas dentro la jurisdicción de Colomi, y no así de Villa Tunari.

Para evitar mayores contratiempos brigadas especiales de soldados y oficiales del Regimiento Gral. René Barrientos Ortuño, acantonados en este municipio, fungieron como empadronadores, principalmente para autoridades municipales y comunidades con conflictos de límites. En el resto del municipio, estudiantes, maestros y dirigentes cumplieron la jornada.

QUILLACOLLO Vecinos de las OTBs colindantes con Vinto -San Francisco y Choco Piña- denunciaron a las autoridades municipales que empadronadores del municipio de Vinto realizaron el censo en su jurisdicción. “Las boletas tenían el código 141 de Vinto, y nosotros pertenecemos al 138 de Quillacollo”, reprocharon los vecinos.

Ante esta situación el alcalde de Quillacollo, Charles Becerra, instruyó a sus vecinos no empadronarse en boletas que no tengan el código de este municipio. La autoridad dijo que este año Bs 8 millones fueron invertidos en obras para sentar presencia en zonas limítrofes, y que la próxima gestión el presupuesto será mayor.

Situación similar se advirtió en las localidades de Falsuri y Potrero, estos últimos colindantes con el municipio de Vinto y Colcapirhua, respectivamente.

En el municipio de Vinto las dificultades se advirtieron entre agentes censales de zonas limítrofes. “Hubo un choque entre empadronadores, cada uno decía ‘esta es mi zona”, explicó el alcalde de este lugar, Edgar Soliz. La autoridad reprochó la actitud de autoridades vecinas que ofrecen obras para captar la preferencia de zonas, en las cuales aún no están definidos los límites.

Largos viajes y tediosas esperas en comunidades rurales

En la localidad La Guinda, del municipio de Colomi, el censo inició a las 10:00 debido a que los dos empadronadores asignados a la zona se quedaron en Cochabamba. “Por celular nomás dijeron que estaban en la ciudad y no podían llegar”, explicó el dirigente Víctor Alvarado señalando que de inmediato tuvieron que buscar la ayuda de dos bachilleres de la comunidad.

Mientras tanto pobladores del lugar aguardaban molestos en sus viviendas. “No podemos quedarnos todo el día en la casa, porque tenemos nuestro ganado en el cerro”, reprochó uno de los vecinos.

En el municipio de Vinto, empadronadores viajaron a primeras horas de la madrugada y empezaron su actividad entre las 5 y 6 de la mañana. Tal es el caso de las comunidades de Arrumiri y Queraya que quedan a 3 horas de la capital vinteña.

La carencia de vehículos dificultó el traslado de empadronadores. “Tuvimos que recurrir a 3 vehículos particulares”, expresó el alcalde de Vinto, Edgar Soliz.