Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de octubre de 2021
  • Actualizado 04:20

BRASIL

De comparsa en comparsa los brasileños se divierten en una fiesta sin tregua

De comparsa en comparsa los brasileños se divierten en una fiesta sin tregua

Los desfiles de las comparsas no han dado tregua en Brasil desde que el carnaval fue abierto el viernes y a cualquier hora, incluso en la madrugada, una nueva fiesta callejera comienza en cualquier lugar, con cientos de personas divirtiéndose al ritmo de bandas musicales y mucha cerveza.



Cuando el ruido y la alegría de las comparsas que desfilaron en la madrugada del domingo aún no había cesado, el "bloco" Cordao de Boitatá comenzó, hacia las 8:00 hora local (10:00 GMT), a animar a las cerca de 60.000 personas que se concentraron en la céntrica Plaza XV de Río de Janeiro para disfrutar de una de las comparsas más tradicionales de la ciudad.



Dos horas después y a pocos kilómetros, en el parque del Aterro do Flamengo, el bloco Bangalafumenga, con una orquesta de cerca de 150 percusionistas, dio inicio a una fiesta para 90.000 personas ávidas por bailar los éxitos de la Música Popular Brasileña interpretados a ritmo de carnaval.



Para garantizar que la fiesta gratuita se prolongue ininterrumpidamente durante los cinco días del carnaval y animar a cerca de cinco millones de personas en las calles de Río de Janeiro, incluidos unos 900.000 turistas, está previsto para este año el desfile de 450 blocos, como son conocidas en Brasil las comparsas animadas por bandas musicales que montan su fiesta gratuitamente en la calle.



Y los más animados, con la programación en la mano, saltan de comparsa en comparsa para poder disfrutar del carnaval hasta que las fuerzas le aguanten.



"Del Bangalafumenga seguiremos al bloco Areia y después de almuerzo iremos al Simpatia é quase amor y terminaremos, ya por la noche, en el Maracangaia", dijo a Efe una joven carioca en medio de un grupo de mujeres disfrazadas de novias sobre el maratónico recorrido que tienen planeado para no perder ni un minuto de carnaval.



Algunos de esos blocos atraen verdaderas multitudes, como lo hizo el sábado el Cordao de Bola Preta, cuya banda animó a un poco más de un millón de personas por las céntricas calles de Río de Janeiro, y otros reúnen unas pocas centenas de vecinos, pero en ninguno falta animación.



La comparsa más esperada este domingo es Simpatia é quase amor, una de las más tradicionales de Río de Janeiro y que se espera que anime a unas 200.000 personas en la tarde de hoy en el turístico barrio de Ipanema. Será el segundo desfile este año de este bloco, que ya atrajo una multitud la semana pasada.