Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 17:52

EL PAÍS ANFITRIÓN DEL PRÓXIMO TORNEO TOMÓ NOTA DE LOS ERRORES DE 2014 Y PONE EN MARCHA LA CONSTRUCCIÓN DE ESTADIOS

Rusos aprenden de la cita en Brasil

Rusos aprenden de la cita en Brasil



Los organizadores del Mundial de Rusia 2018 quieren aprender de los errores de Brasil 2014 y construir, con antelación, los estadios.

Rusia inaugurará el 5 de septiembre, con casi cuatro años de adelanto, el tercero de los nuevos estadios del torneo mundialista, el del Spartak Moscú, donde se celebrará uno de los cuartos de final.

Antes ya había inaugurado el de Fisht en Sochi (mar Negro), que acogió en febrero pasado las ceremonias de apertura y cierre de los Juegos Olímpicos de Invierno, y el de Kazán, que albergó la Universiada en 2013.

Además, los organizadores han optado por el conservadurismo en lo que respecta al Estadio Olímpico Luzhnikí, el escenario de la gran final, que no será demolido como se pensó en un primer momento, sino solo remodelado.

Las autoridades gastarán 800 millones de dólares en ese proyecto arquitectónico, que se propone conservar la histórica fachada del Estadio Lenin, que llegó a tener una capacidad para más de 100.000 espectadores.

También será remodelado el de Yekaterimburgo (Urales), mientras el resto de las instalaciones serán construidas a partir de cero, ya que la mayoría de los estadios rusos son viejos y tienen menos de 20.000 asientos.

El único lunar por el momento es el estadio de San Petersburgo, cuyo equipo, el Zenit, es patrocinado por el gigante gasístico Gazprom, y que se ha visto salpicado por sonados casos de malversación de fondos y fallos de planificación.

Brasil fue precisamente criticado por la improvisación y los retrasos, por lo que el presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó tener a punto todas las obras para la Copa Confederaciones 2017.