Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 01 de octubre de 2022
  • Actualizado 11:19

INVASIÓN. EL INGRESO DE MUCHAS MARCAS COMPLICA A DUEÑOS Y A LAS ASEGURADORAS. ADEMÁS, SE PRESENTAN OTROS TRES PROBLEMAS.

Es difícil encontrar repuestos

Es difícil encontrar repuestos



Cuando a Sandra le robaron los retrovisores de su auto y se acercó a la aseguradora para denunciar el hecho supo que reponerlos iba a demorar tiempo.

Tras dos semanas de registrar el caso ante la aseguradora de su vehículo, la empresa le anunció que no tenía las piezas en sus almacenes y pedir el repuesto original a Estados Unidos llevaría su tiempo. El funcionario, incluso le sugirió que busque el repuesto en el mercado negro (venta de productos usados o robados) o en tiendas. Sandra buscó en el mercado negro y encontró solo un retrovisor y en otro color.

En tiendas, le ofrecieron hacer un pedido al exterior o colocar imitaciones.

Carlos Rivero Adriázola, gerente general de la Corredora de Seguros Conseso, advierte que los repuestos es uno de los cuatro problemas que también tienen las aseguradoras de automotores.

1.- Hay varias marcas y procedencias de los vehículos (japonesas, coreanas, norteamericanas, italianas, españolas y chinas) y eso complica a la hora de reponer lo robado.

El principal problema de las aseguradoras es la provisión de repuestos. Tampoco existe una norma que oblige al proveedor a tener un stock mínimo, por tanto, esperar 120 días puede representar graves problemas al usuario y, obviamente, quita credibilidad a la empresa, asegura Rivero.

2.- Otro factor, dice Rivero, es la siniestralidad por ciudad. Hay más casos en Santa Cruz, en La Paz y luego en Cochabamba y eso conduce a que las aseguradoras apliquen tarifas diferenciadas. Por ejemplo, en Santa Cruz cuesta más la prima y aun así, el seguro es más restringido. “Algunas empresas dejaron de dar cobertura por el robo de partes y piezas por la mucha frecuencia de estos hechos”.

Otra salida es cobrar más por la franquicia. El cruceño paga el doble respecto a otras ciudades.

En Sucre, Oruro, Tarija y Potosí cuesta la mitad de lo que se paga en Santa Cruz. La Paz y Cochabamba, son intermedios.

3.- Hay lentitud de la Policía para certificar los accidentes de tránsito porque resulta que los investigadores hacen turnos de 24 y 48 horas y cuando salen de descanso, nadie puede seguir con el caso.

4.- Cuando necesitan pruebas de alcoholemia, las aseguradoras, recurren al laboratorio de la Universidad Mayor de San Simón, pero no atiende en fines de semana ni feriados.

Rivero relata que en un tiempo, los robos de autopartes eran tan frecuentes que ocasionaron muchos problemas. Las aseguradoras hicieron una agresiva campaña de asegurar las piezas claves y pusieron rastreo satelital.

Sandra consiguió los retrovisores en un taller de chapería, con intermediación de la aseguradora.