Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:45

AQUEJADO POR VARIAS COMPLICACIONES EN SU SALUD, FALLECIÓ EL 9 DE DICIEMBRE, EN SANTA CRUZ, A LOS 79 AÑOS DE EDAD. MILES DE PERSONAS ACOMPAÑARON SU SEPELIO EN LA CATEDRAL DE ESTA CIUDAD.

Muere cardenal Terrazas y el país destaca su mensaje de paz

Muere cardenal Terrazas y el país destaca su mensaje de paz



El cardenal Julio Terrazas, el único purpurado de nacionalidad boliviana, falleció a los 79 años, tras varios días de agonía debido a las complicaciones en su delicada salud por una infección pulmonar.

Terrazas falleció la noche del miércoles 9 de diciembre, en su casa en Santa Cruz, donde fue atendido durante meses por médicos, al haberse negado a volver a ser ingresado a un hospital.

El cardenal, de 79 años, sufría problemas renales y diabetes y en los últimos días padeció una grave desnutrición.

Autoridades de la Iglesia católica, el Gobierno, políticos del oficialismo y la oposición y los fieles católicos resaltaron el mensaje de paz y unidad que dejó el Cardenal y su lucha junto a varios sectores de la población boliviana, por la democracia y por el desarrollo social.

El papa Francisco, que estuvo pendiente de la salud de Terrazas y se mantuvo en constante comunicación, dijo “estoy profundamente apenado por el fallecimiento del querido cardenal Julio Terrazas Sandóval, que con la luz de la fe y la fuerza de la esperanza se mantuvo fiel al ministerio recibido y con generosidad y valentía entregó su vida al servicio del evangelio, la justicia y la paz", en una carta enviada a la Iglesia católica del país.

Durante su visita a Bolivia en julio pasado, el Papa visitó en una clínica a Terrazas cuando estaba internado por dolencias que le impidieron participar en los actos de la visita del pontífice.

Francisco se hospedó en la casa del Cardenal en Santa Cruz durante los tres días que duró su visita a Bolivia.

Terrazas fue el primer cardenal de nacionalidad boliviana y el segundo en la historia del país, después del religioso alemán Clemente Maurer, naturalizado boliviano, que falleció en 1990.

Nacido el 7 de marzo de 1936 en el pueblo cruceño de Vallegrande, Terrazas fue nombrado cardenal el 28 de enero de 2001, a sus 64 años, por el papa Juan Pablo II.

GOBIERNO El Gobierno boliviano también lamentó la muerte del cardenal Julio Terrazas y destacó que fue un ejemplo "en términos de trabajo y compromiso por el pueblo y los demás".

"Acompañamos a la familia y como el resto del pueblo católico boliviano nos sumamos al pesar por este deceso", afirmó el vicepresidente Álvaro García Linera que asistió a las exequias.

El presidente Evo Morales visitó a Terrazas un día antes de su fallecimiento y posteriormente expresó su “profundo dolor” por la partida del Cardenal, sin embargo no asistió a los actos fúnebres.

La cúpula de la Iglesia y miles de personas acompañaron con cantos, llanto y el repique de campanas el velorio y el sepelio del cardenal Julio Terrazas. Los restos del purpurado ahora yacen en la Cripta de la Basílica de San Lorenzo, en la Catedral de Santa Cruz.

MISIÓN Al frente de la Conferencia Episcopal Boliviana, Terrazas tuvo una voz clara y fuerte a la hora de denunciar los abusos de poder y la mala administración en diferentes gobiernos, pero también jugó roles en la mediación de las crisis políticas del país.

En los últimos años, denunció que la justicia era manipulada para amedrentar, también la concentración del poder y pidió al Gobierno del presidente Evo Morales amnistía para opositores que son procesados, están detenidos o abandonaron el país.

También hizo denuncias y reflexiones sobre lo que considera un aumento del narcotráfico y de la inseguridad en el país.

En los períodos de mayor confrontación entre Gobierno y oposición, como en 2008, Terrazas trató de ser mediador. En 2009, su casa fue blanco de un atentado con dinamita, que fue identificado como parte del plan separatista que enfrentaba el país.

Morales reaccionó varias veces criticando al líder acusándolo de estar al servicio de opositores por no alinearse con el discurso oficialista, ante lo que Terrazas siempre ofreció la otra mejilla y defendió que trabajaba por el diálogo y no las imposiciones, según EFE. Los prelados católicos han recordado estos días ante los medios que también defendió libertades democráticas frente a los dictadores Hugo Banzer (1971-1978) y Luis García Meza (1980-1981) y contribuyó a procesos de diálogo para zanjar crisis políticas.