Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 08 de diciembre de 2021
  • Actualizado 12:29

El atraco más cruento en 56 AÑOS aún no tiene UN informe final

El atraco más cruento en 56 AÑOS aún no tiene UN informe final



El tiroteo en la ciudad de Santa Cruz la mañana del 13 de julio aún queda en la mente de los bolivianos. Cuerpos ensangrentados y sin vida en el piso. Videos de ciudadanos que reflejaron en tiempo real todo el horror de un atraco frustrado de asaltantes brasileños y bolivianos a la joyería EuroChronos.

El atraco fue el más cruento en 56 años de hechos delictivos por el saldo de cinco muertos. De ellos tres asaltantes, el capitán de la Policía Carlos Gutiérrez y una de las rehenes, Ana Lorena Tórrez Torrico, gerenta de la joyería, además de quedar tres policías y otro tanto empleados heridos.

El asalto más violento de la historia de Bolivia fue protagonizado por los brasileños Antonio Adao da Silva Costa (considerado el cabecilla) y Camilo Maldonado Pinto, además del boliviano Ronny Suárez Masalbi, quienes murieron en el enfrentamiento con la Policía. Los secundaba Érick Edwin Landívar Dorado, que salió huyendo indemne del intenso tiroteo, y Sandra Guzmán Vaca, pareja de Adao da Silva. Ambos se encuentran en la cárcel de Palmasola con detención preventiva.

El Gobierno relacionó el hecho con el grupo brasileño Primer Comando de la Capital (PCC).

Las primeras repercusiones fueron de elogios para la Policía por su reacción inmediata ante el asalto. Tardaron cinco minutos en llegar hasta la joyería, reducir a los delincuentes y detener a cómplices.

Pero pronto surgió el análisis de expertos señalando que la trayectoria de las balas con la que murió la gerente de la joyería no venía precisamente de armas de los delincuentes, sino de la Policía.

El 17 de agosto, el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) concluyó que la bala que el 13 de julio mató a Lorena Tórrez no salió de ninguna de las armas que portaban ese día los cuatro asaltantes. El proyectil en cuestión, que fue recuperado del cuerpo de la exgerente comercial de EuroChronos, fue disparado a larga distancia.

Ante esta situación, el fiscal departamental de Santa Cruz, Freddy Larrea, informó que se pidió a la Policía la lista de los uniformados que participaron en el operativo.

El comandante nacional de la Policía, Abel de la Barra, se negó a hacerlo y hasta el 15 de diciembre no entregó la documentación solicitada.

El fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, explicó que hubo varias reuniones con jefes policiales y que confía en que lo harán “caso contrario estarían obstruyendo las investigaciones”.

Gutiérrez sí murió con el arma de los atracadores.

Guerrero dijo el 15 de diciembre que esperan el informe final de la reconstrucción de los hechos que los peritos realizaron la primera semana de este mes, “eso dará mayores luces y corroborará o descartará algunas hipótesis que se ha estado manejando”.

El atraco en Santa Cruz fue más violento que el asalto a la remesa de Comibol de Calamarca (1961), en La Paz; el caso de Catler en 2009 (robo de 450 mil dólares al empresario Miguel O’Connor); el de Blas Valencia en 2001 con el robo de un millón de dólares de Prosegur y asesinaron a tres personas.