Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 01:51

SOLIDARIDAD /// LOS PACIENTES DE BAJOS INGRESOS RECIBEN AYUDA.

Ariel estuvo un mes en terapia intensiva

Ariel estuvo un mes en terapia intensiva



Ariel (nombre convencional), de un mes de edad, fue internado en el Centro de Pediatría Albina R. de Patiño el pasado 16 de junio. Sufría ictericia neonatal, encefalopatía, hemorragia intercraneal y sepsis bacteriana.

Sus papás, ambos de 18 años, aún no habían terminado el bachillerato. En cuanto acababan las clases, la mamá iba al hospital con su delantal, cargada de sus útiles escolares, para visitar a su bebé.

La mamá de Ariel, huérfana de madre, fue echada de su casa en cuanto su padre se enteró del embarazo. Tuvo que ir a vivir a la casa de su novio. La abuela de Ariel es madre soltera y tiene a su cargo tres hijos, pero abrió las puertas de su hogar a su nieto.

El bebé nació con dificultades y, desde sus primeras horas de vida, requirió oxígeno y terapia intensiva. Llegó al Centro de Pediatría Albina R. de Patiño con deudas. La cuenta hospitalaria del parto pudo ser pagada con la ayuda de las tías abuelas de Ariel, además de la realización de kermeses para recaudar fondos. El padre del bebé se desligó por completo de su responsabilidad y dejó de visitar a su hijo.

El 20 de julio, Ariel fue dado de alta. El costo de los servicios médicos fueron rebajados significativamente, considerando la situación de la familia. Actualmente, el lactante es controlado como cualquier otro niño de su edad. Sin embargo, tiene que ser operado del corazón y aún le falta peso para someterse a la cirugía que tendría que ser en el Complejo Viedma o en la Clínica Boliviano Belga, porque el Centro de Pediatría no hace cirugías.

La historia de Ariel es una entre miles de pacientes que llegan al Centro de Pediatría Albina R. de Patiño, ya sea de gente que reside en área urbana, en las provincias o el interior de del país.

El área de Trabajo Social califica el nivel socioeconómico de la familia . Hay mamás de pacientes con seis o siete hijos y que carecen de ingresos. Dan lo que pueden y lo demás se tiene que condonar, porque el objetivo del Centro es ayudar a los pacientes.

24 Horas

Las madres y padres de los niños hospitalizados pueden acompañar a sus hijos las 24 horas, excepto en la visita médica de 7:30 a 10:00.