Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de mayo de 2024
  • Actualizado 22:16

DOS DE LAS MÁS ANTIGUAS ARTESANAS DE LA FERIA DE ALASITAS HAN CONSAGRADO SU VIDA A LA CONFECCIÓN DE ROPA PARA JUGUETES E IMÁGENES, LO CUAL LES HA PERMITIDO VIVIR Y RECIBIR DISTINCIONES

Relinda y Antonia González, especialistas en muñecas

Relinda y Antonia González, especialistas en muñecas



Las hermanas cochabambinas Relinda y Antonia González Méndez han consagrado la gran parte de su septuagenaria vida a la artesanía, oficio en el que son de las más diestras y para el que guardan todavía mucha fuerza para practicarlo el resto de sus días.

Las González son dos de las más antiguas integrantes de la Asociación de Artesanos Productores Mixta de Cochabamba.

La institución, presidida actualmente por Rienny Peñaloza, es la encargada de llevar a cabo anualmente la tradicional Feria de Alasitas, que en su nueva versión se desarrolla, del 27 de octubre al 18 de noviembre, en la avenida de la Costanera.

La historia de las hermanas González es muy parecida a la de sus colegas: aprendieron el oficio de sus mayores.

Cuentan ellas que, en las primeras décadas del siglo XX, su madre obrera trabajaba en una empresa de tejidos, algodón y lana, cuya dueña regalaba a su empleada los remanentes de las confecciones.

Para sostener su hogar, con estos materiales la señora hacía pequeñas y lindas muñecas, que comercializaba en diferentes mercados a la par que unas viboritas de madera, hechas también por ella.

Relinda y Antonia como cualquiera de las niñas de su edad tomaron afición por las muñecas, pero además le pidieron a su madre que les enseñe la confección de vestidos para las mismas, oficio que no se les olvidó nunca y del cual viven.

Se especializaron a tal punto en la confección de ropa para los juguetes, que producen coloridos vestidos, medias, zapatos, sombreros, trajes de baño, colchas, carteras y hasta ropa interior para muñecas.

Los diseños son a veces creados por ellas mismas; otras copia de alguna de las muñecas comerciales de las jugueterías.

Dependiendo de su tamaño, detalles o el trabajo que significaron, los productos son comercializados desde los Bs 7, pero como buenas caseras, las hermanas siempre están prestas a la rebaja.

La destreza y experiencia de las artesanas hace que la producción de las prendas les tome apenas algunas horas.

El proceso comienza con la compra de las telas e hilos; luego viene el diseño y doblado, el corte, la confección a máquina antigua y el quemado de los bordes.

La actividad se cumple en un taller instalado en el domicilio de las hermanas, en las cercanías de la avenida Blanco Galindo. Ellas trabajan solas aunque regularmente reciben la ayuda de un sobrino.

A lo largo de su vida, las González han podido con su trabajo visitar ferias y festividades de casi todo el país.

Las hermanas visten también a los “niños” navideños 

Las hermanas Relinda y Antonia González Méndez, además de especializarse en ropa para muñecas, aprovechan la temporada navideña para exponer y comercializar otro producto en el que se destacan ampliamente, los trajes para las imágenes del niño Jesús.

El proceso es similar a la confección de prendas para muñecas, pero involucra mucho más empeño por los arreglos y detalles para la figura religiosa.

Las prendas se comercializan por docena; las creadoras son prácticamente distribuidoras de la ropa que es revendida en las ferias navideñas.

Por su labor, las González han obtenido varios diplomas de reconocimiento, por parte de algunas entidades artesanales y públicas.

En su memoria han quedado nombres de colegas y dirigentes del gremio como Miguel Torrico, René Gamboa, Eduardo Carvajal y José Truen, que organizaron las ferias de Alasitas que se desarrollaron en El Prado, la avenida Ramón Rivero, Salamanca, la Coronilla, Humbolt y parque Excombatientes.

Tras décadas en el oficio, las hermanas González adelantan que seguirán trabajando “hasta que las velas no ardan”.

La presidenta de la Asociación de Artesanos, Rienny Peñaloza, decidió en su gestión efectuar un reconocimiento a los artesanos más antiguos de la organización, a través de la entrega de distinciones y diversas actividades que se realizarán próximamente.