Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 22 de mayo de 2024
  • Actualizado 03:45

Un peinadorcito para que se retoque el pelo

Un peinadorcito para que se retoque el pelo

En las Alasitas de La Paz, Delfín Serruto es un personaje célebre. Tenía uno de los mejores y más grandes puestos junto a su padre.

Participó de la feria durante 40 años, hasta que decidió dejarla en 2005 y durante cinco años más seguía su nombre como expositor. Con sus artesanías en madera, Serrudo obtuvo premios de la Alcaldía paceña de Bs 400 a Bs 800 por pieza.

Una de las anécdotas que recuerda es que en los años ochenta, cuando un alcalde de La Paz fue a visitar su puesto, Serrudo tomó un peinadorcito y le dijo “Tome, para que se retoque el cabello”, luego se percató que la autoridad era completamente calva. “¡Ay! disculpe”, se excusó, en medio de la risa del alcalde. Y uno de los colaboradores del alcalde le dice al artesano “Le has tomado el pelo”, sin darse cuenta que también se equivocó.

ARTISTA “Me siento como un artista cuando hay aplausos” señala Delfín Serrudo contemplando sus muebles. “A mí me anima cuando la gente se entusiasma con mis obras, me felicita y dice que estos son los verdaderos trabajos. Entonces vale la pena seguir trabajando. Si pienso que al año voy a dejar el trabajo, creo que me va a doler”, confiesa. Luego duda y dice que seguirá con el oficio “Hasta que Diosito decida y me dé la salud”.

Hasta pensó en poner un letrero que diga “Se compone muebles en miniatura”, pues a veces la gente busca a Delfín con muebles comprados hace años para sencillas reparaciones, como que se rompió una pata.

Para el 2013, Delfín Serrudo pretende exponer sus obras en el salón Gíldaro Antezana. Ya piensa cómo pulir un gran bar, sus muebles estilo Luis XV o las camitas de dos pisos que tanto busca la gente. “No me gusta copiar del catálogo”, asevera con firmeza.

Para crear más, imagina la casa de uno de sus doce nietos y cómo hacerles un mueble con ropero, librero y cama con escalera.