Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de mayo de 2024
  • Actualizado 22:05

LA FAMILIA SE ESPECIALIZA EN LA FABRICACIÓN DE SINGULARES FIGURAS DE YESO, TRADICIONALES DE ALASITAS

Los Chiri Jallasa cumplen 30 años de labor

Los Chiri Jallasa cumplen 30 años de labor



Tres décadas de la vida de la familia Chiri - Jallasa pasaron en la producción de millares de figuras de yeso y su exposición y venta en casi todos los departamentos del país.

Los esposos Raúl Chiri y Celia Jallasa son dos de los más antiguos integrantes de la Asociación de Artesanos Productores Mixta de Cochabamba, entidad que, presidida actualmente por Rienny Peñaloza, es la encargada de la organización anual de la tradicional Feria de Alasitas.

El acontecimiento se desarrolla desde el 26 de octubre en la avenida Costanera.

Como la gran mayoría de sus colegas, los mencionados artesanos aprendieron el oficio de sus padres y mayores, y lo han asumido como una forma de vida independiente que, a la vez que fomentar la imaginación de los niños con juguetes o dar a los hogares cosas útiles, les ha permitido llevar a la casa del pan de cada día.

La pareja, apoyada desde hace algunos años por sus jóvenes hijos Edson y José, produce figuras de yeso en varias etapas que se cumplen de manera simultánea.

PROCESO Si habría que darle un orden al proceso, ese comenzaría por la obtención en La Paz de un líquido especial para crear moldes de plástico de las figuras, trabajo realizado por el esposo quien crea o copia modelos, y luego costura imágenes de personajes animados o de videojuegos y a veces, usando sopletes, hace modelos a escala de figuras que considera atractivas para niños y adultos.

Los moldes se introducen en otros de yeso y mayor tamaño que le darán firmeza al producto.

A continuación se prepara una mezcla de yeso y agua que se introduce en el interior de los mismos.

Se espera su enduramiento y posteriormente se hacen secar las estatuillas al sol.

Viene después un recubrimiento con látex y el pintado a detalle de las figuras, una por una.

Todo el proceso, que se cumple en el domicilio de la familia, ubicado en las faldas del cerro de San Miguel y encima de la laguna Alalay, dura entre uno a cuatro días, dependiendo de lo que se esté haciendo.

El resultado, único pues los moldes de los Chiri - Jallasa son exclusivos, son simpáticos perritos, ositos, alcancías, floreros y personajes del mundo animado o de los videojuegos, como Winnie Pooh, Mario Bros, Puka y Los Pitufos; estos últimos los más exitosos, pues, según manifiestan los artesanos, el público siempre se siente atraído por series de televisión o películas.

Adicionalmente, la familia le pone todo su empeño a figuras que considera especiales, la más reciente de estas la estatuilla de la Virgen de Guadalupe de México.

La elaboración de esta figura demanda a los artesanos hasta dos días más de lo normal, debido a que se la debe recubrir con cola de carpintería, lo cual evita que en futuro la imagen se dañe fácilmente, además de que el pintado se lo efectúa con mucha más variedad, cuidado y detalle.

Por ello es que una de estas estatuillas, ampliamente demandadas por el público católico, llega a costar hasta Bs 50.

Las otras figuras se comercializan desde los Bs 10, dependiendo de su tamaño y forma.

Pero, como buenos caseros, los Chiri - Jallasa están siempre prestos a hacer una rebajita a quien la solicite con amabilidad.

TRABAJO La familia vive el año entero de su trabajo.

Además de la Feria de Alasitas, participan con sus productos en fiestas patronales, aniversarios provinciales, celebraciones de todo tipo y kermeses de todo el país, a excepción de Tarija y Pando, departamentos a los que un día esperan también llegar.

En décadas de labor, los artesanos nunca recibieron apoyos, ni distinciones de entidades públicas ni privadas.

Sus mayores satisfacciones son haber podido criar bien a sus hijos, a la vez que promover la alegría e imaginación de los más chicos con sus productos.

La pareja recuerda sin embargo con gratitud el respaldo que en su momento les prestaron sus colegas y dirigentes de su gremio, entre ellos recuerdan a María Arnez, María Aldana, Gregoria Jallasa, Germán Rodríguez, Manuel Mamani y Luis González.

Varios de ellos condujeron la Feria de Alasitas, desde sus inicios hace varias décadas atrás por diversos lugares.

Los Chiri - Jallasa participaron en el acontecimiento desde que este se realizaba en la avenida Aroma, luego en la Coronilla, después en el parque Virrey Toledo, el parque Excombatientes y las avenidas Humbolt y Costanera.