Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 18:19

Dios toma la mano de Maradona y el mundo del fútbol se abruma

Las autoridades de Argentina informaron que el astro falleció por “causas naturales” y hoy será velado en la Casa Rosada. El Pelusa deja con lágrímas a los fanáticos que vieron esa zurda en su máximo “esplendor”.
Los hinchas de Argentina lloran la partida de Diego Armando Maradona a los pies del Obelisco. EFE
Los hinchas de Argentina lloran la partida de Diego Armando Maradona a los pies del Obelisco. EFE
Dios toma la mano de Maradona y el mundo del fútbol se abruma

La muerte de Diego Maradona  a los 60 años, impactó a la Argentina y al mundo. Deja huérfanas a las millones de personas que admiraron la carrera deportiva del considerado por muchos como el mejor jugador de fútbol del planeta.

El presidente argentino, Alberto Fernández, declaró tres días de luto en memoria de quien ya era una leyenda en vida y ahora, con su muerte, reaviva los recuerdos de gloria que escribió con sus botines en la historia grande del deporte argentino.

La noticia de la muerte de Maradona sacudió como un terremoto los medios de comunicación y las redes sociales en todo el planeta.

“Murió Maradona”. Como un tsunami, el titular dio en minutos la vuelta al mundo, un mundo que aun hoy, a más de tres décadas de su cumbre como deportista, lo sigue reconociendo, casi sin excepciones, como el mayor futbolista de todos los tiempos.

Maradona, campeón del mundo con Argentina en México 1986, falleció  en una casa de una urbanización privada de la periferia norte de Buenos Aires.

Quien se desempeñaba como técnico del Gimnasia y Esgrima La Plata se había mudado a esa casa el pasado día 11 tras haber recibido el alta médica luego de varios días ingresado en dos centros de salud, primero por un cuadro de anemia, deshidratación y "bajón anímico" y luego por un hematoma subdural por el que fue operado. Maradona también había sufrido en las últimas semanas "algunos episodios de confusión" que los médicos asociaron a "un cuadro de abstinencia".

El exdeportista estuvo durante muchos años bajo tratamiento por adicción a las drogas, incluso en Cuba, donde trabó amistad con Fidel Castro, fallecido, por coincidencia, un día como ayer, hace exactamente cuatro años.

"Murió Diego", informó Sebastián Sanchi, jefe de prensa del 'Pelusa'. Medios de prensa locales atribuyeron el deceso a un paro cardíaco e informaron que Maradona recibió asistencia médica de urgencia en su casa, adonde acudió el fiscal general de la localidad bonaerense de San Isidro, John Broyad.

El procurador dijo en rueda de prensa que el fallecimiento de Maradona "no posee más que características naturales" y que en su cuerpo, que ya fue trasladado a una morgue para ser sometido a una autopsia, "no se advirtió ningún signo de criminalidad" o "violencia".

Mientras Argentina intenta salir de la consternación, los seguidores del fallecido astro se concentraron al pie del emblemático Obelisco capitalino para homenajear allí a su ídolo.

También lo hacían a las puertas de diversos estadios de fútbol, como la cancha del Argentino Juniors, en el barrio porteño de La Paternal, o en La Bombonera, el estadio del Boca Juniors, club en el que jugó Diego Maradona.

En tanto, Alberto Fernández anunció que el velatorio se realizará a partir de hoy en la Casa Rosada, sede del Ejecutivo.

Hasta el papa Francisco ha recordado "con afecto" y "en oración" a su compatriota, según informó el portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni.

Y es que no hay argentino y fanático del Pelusa que no recuerde las hazañas de "El 10" y que no se le escape un lagrimón rememorando el mítico gol a los ingleses en México de 1986, aquel "barrilete cósmico" que hoy remontó vuelo hasta la eternidad desde media cancha y con la “Mano de Dios”. 

Los aficionados en Italia también rindieron su homenaje al campeón del Mundial 1986.