Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:34

CARIÑOSA Y ESTRICTA/// VERÓNICA ETEROVIC SE CONFIESA.

“Soy reina de mi hogar y la mano dura de mis hijos”

“Soy reina de mi hogar y la mano dura de mis hijos”



Verónica Eterovic deja claro que en su casa manda ella. Incluso su hijo mayor, de 33 años, debe informarle a dónde va y con quién está.

Sus hijos, tres de 33, 28 y 23 años, la miman y llaman reina de la casa. Y es que a pesar de haber transcurrido el tiempo, las costumbres se mantienen.

“Hay que tener mano dura en los horarios de salida, en saber qué están haciendo los hijos, con quién están y exigir que estudien”.

Verónica es gerente regional y Comercial de la Red Uno de Bolivia.

Trabaja desde hace 28 años y considera que, antes y ahora, se debe controlar a los hijos, sean hombres o mujeres. “Hasta el de 33 años me tiene que seguir dando explicaciones, mientras viva en mi casa”.

Nació en Perú, pero ya vive 45 años en Bolivia. Es hija de madre boliviana.

Sobre su carrera, asegura que su vida es la televisión desde 1987. Le fascinan las ventas, ese trato directo y cordial con los clientes.

Dice que el cariño es lo que le permite permanecer como gerente comercial. Empezó como asistente comercial en otro medio televisivo. Desde hace 10 años ascendió y ahora maneja la Gerencia Regional además de la Comercial.

Se declara apasionada por las ventas considerando que el producto en televisión es distinto porque la gente y las empresas compran el rating, preguntan qué programa es el que está de moda , aunque aún hay clientes que permanecen por cariño a programas que incluso son pequeños.

En la oficina se queda más de ocho horas, pero en realidad su jornada empieza a las seis de la mañana monitoreando canales de televisión, incluyendo el de la competencia. Analiza dónde va y qué ve la gente.

A Red Uno ingresó en 2000 y dice que en estos años ha crecido desde la producción hasta la programación.

Respecto a la atención de la familia señala que trabajar hasta tarde y ver poco a los hijos le hizo valorar la calidad del tiempo que le da.

Eterovic señala que permanece por cariño en la empresa, pero no ve lejana su jubilación.