Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 15:46

PROFESIONAL/// LA GERENTE DE VIVA REVELA SUS SECRETOS.

Gabriela Andrade: La clave está en ponerle pasión

Gabriela Andrade: La clave está en ponerle pasión



La gerente regional de la telefónica VIVA, Gabriela Andrade, se considera una persona común y corriente. Es madre, hija, esposa y trabajadora que trata de cumplir su rol como todas, dice.

Su capacidad, pero sobre todo su pasión son las llaves que le han abierto las puertas del éxito como ejecutiva. “A una persona que no le gusta lo que hace, nada le sale bien”.

Es comunicadora social. Estudió en la Universidad Católica Boliviana y sus primeras armas en comunicación corporativa las hizo en la empresa publicitaria Chromart, en Cochabamba.

Fue ahí que descubrió lo que quería ser. Empezó a tener contacto con la gente, asistir a eventos y amplió su relación con la sociedad.

Agradece a Dios por todo cuanto ha alcanzado y hasta donde le ha permitido llegar. Se concentra en ejecutar los roles que tiene: como hija acompaña a su familia.

Con sus hijos aprovecha hasta el último minuto que permanece en casa.

Asegura que es muy difícil ser mamá y su propósito es conseguir que sus hijos sean felices y triunfadores en la vida. “Ese es el rol más importante y difícil”. Está convencida de sus actos.

Asegura que una persona jamás debe arrepentirse de lo que hace, sino de lo que no se hace.

Hijos futbolistas



Matrimonio

Gabriela Andrade está casada con Mauricio Arévalo y tienen dos hijos: Adriano de 10 años y Maximiliano

de 5. Sus niños disfrutan del fútbol y

Gabriela los ve, en un futuro abrazando

esta pasión, profesionalmente.

Asume el cambio de roles en la maternidad, porque resulta que la mujer ya no es solo la ama de casa dedicada a los hijos.

De aquí a 10 años ve a Adriano y Maximiliano encaminados, responsables y con muchos valores.