Cochabamba, martes 20 de agosto de 2019

Al día embarazan a 12 niñas en medio de violaciones; solo hay 20 denuncias

DAYANA FLORES A. Twitter: @DayanaOpinion | | 28 jul 2019

Cuando la pubertad se asomaba a la vida de Juanita, a los 12 años, contrajo Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). A los 14, la embarazaron. Ambas situaciones no serían reprimibles si fuesen una consecuencia de sus actos, pero no fue así. Su cuerpecito fue usado por dos hombres que buscaban satisfacer sus bajos instintos. Les atrajo su vulnerabilidad: la niña, como cualquier otra, no tenía fuerzas suficientes para defenderse de ambos adultos mientras la vejaban sexualmente; vive en el área rural de Sipe Sipe, donde la mayoría de los menores de edad se queda solo en casa mientras sus padres trabajan sus tierras; y, lo más grave, tiene discapacidad mental, una condición que, hasta ahora, impide que dé detalles sobre sus agresores. Ambos están prófugos y ella con VIH y ocho semanas de embarazo

Ese reporte lo dio la Policía de Cochabamba en febrero de esta gestión y fue el primero entre ocho similares que sucederían más adelante. Hasta julio de 2019, las violaciones que terminaron con embarazos ocurrieron a razón de una por mes en el departamento.
PANORAMA
En el país, entre enero y julio de este año, 20 casos de este tipo fueron amplificados por los medios de comunicación y las autoridades, según una revisión hemerográfica de OPINIÓN. Casi tres por mes, una cifra que, aunque parece alarmante, es aún más grave de lo que parece, pues esa veintena de hechos son los que lograron ser denunciados y, ¿qué hay de aquellos que quedan en la impunidad?, ¿aquellos que, particularmente en el área rural, son "arreglados" entre el padre de la niña ultrajada y el agresor sexual y terminan en matrimonios o embarazos infantiles forzados?
El panorama es más crudo del que está a la vista. El Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres en Bolivia (Cladem) dijo que al día ocurren 247 agresiones sexuales a menores de edad de Bolivia. Del total de esos vejámenes, 12 terminan en embarazos no deseados, según un reporte de la representante de Cladem, Patricia Bráñez. No todos salen a luz. Cladem se basa en un informe del Ministerio de Justicia.
Bráñez mencionó que detrás de esas cifras hay niñas cuyo "proyecto de vida ha sido coartado bruscamente, que asumen una responsabilidad a muy temprana edad y se suman las consecuencias físicas y emocionales"

Debido a su discapacidad mental, Juanita, no refirió quiénes la violaron, pero la Policía, en febrero, presumió que se trata de algún vecino o un miembro de su entorno familiar.
DETALLES
En lo que va de 2019, otras siete menores de edad de Cochabamba corrieron la misma suerte de Juanita, algunas tuvieron que afrontar un embarazo a los 11 años

De los ocho casos contabilizados entre enero y julio de este año en la Llajta, dos involucran a niñas de esa edad. El resto de las víctimas tiene entre 11 y 15 años

Detrás de sus embarazos, todos no deseados, hay padrastros, cuñados, padres biológicos, hermanastros y un policía. Solo en una de las violaciones los responsables están prófugos, y es en el caso de Juanita

Entre todas la vejaciones que involucran a niñas de 11 y 12 años, el embarazo que se ocultó más tiempo fue el de una menor de 12, denunciado en marzo de 2019, cuando la pequeña tenía 12 semanas de gestación (tres meses).
Su padrastro de 37 años de edad la ultrajó tantas veces que, cuando la pequeña empezó a tener dolores abdominales y un retraso en su período menstrual, se ofreció a acompañarla, junto a su madre, a un centro médico, creyendo que se trataba de algún otro malestar y que todas las torturas sexuales a las que sometió a la pequeña no tendrían consecuencias, que su delito quedaría en la impunidad

El personal médico de Sacaba descubrió que la menor gestaba un bebé hace tres meses. Además, los profesionales del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) le hicieron exámenes que ratificaron que la niña era violada hace mucho tiempo, pues su himen tenía desgarros

Otro embarazo que se ocultó, pero aún más, es el de una menor de 15 años, quien denunció por violación a su padre biológico en mayo de 2019, cuando bordeaba el sexto mes de gestación

Con estas cifras, en lo que va de 2019, Cochabamba es el departamento de Bolivia en el que ocurrieron más casos de este tipo, en el resto de las ciudades se distribuyen 11 hechos.
BOLIVIA
Detrás de Cochabamba, Santa Cruz aglutina la mayor cantidad de sucesos de este tipo, con seis entre enero y julio de 2019.
En el departamento oriental, al igual que en Cochabamba, las cifras esconden historias dramáticas, como el María, una niña cuya condena fue parecerse a su madre y su tortura empezó cuando su progenitora falleció. Entonces, su padre biológico empezó a asociar todos los rasgos físicos de la pequeña con los de su pareja fallecida. Violó a su hija desde los 13 años y a los 16 la embarazó

“Te pareces mucho a tu madre, por eso te hago esto que no debes contar a nadie”, le decía, de acuerdo con una publicación de febrero de 2019 de El Deber. La tía de la pequeña es la que descubrió el ultraje al ver que la menor de edad tenía pesadillas

El resto de las cifras de violaciones de menores de edad que culminaron en embarazos están detallados en el cuadro de esta nota.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa