Cochabamba, martes 20 de agosto de 2019

¿Cómo es que se relacionan las emociones y la diabetes?

El estrés, angustia, preocupaciones y ansiedad son sentimientos que podrían impedir que los niveles de azúcar en la sangre se mantengan estables, lo que resulta peligroso para las personas que sufren de este padecimiento, por lo cual es importante controlarse tanto física como mentalmente.
VIDA Y SALUD | | 27 jun 2019


El diagnóstico de diabetes trae consigo una serie de emociones (ansiedad, estrés, frustración). Tener diabetes se puede sentir como un reto. Es necesario aprender a manejar la enfermedad y las emociones ya que éstas pueden afectar su control. Sabemos que la alimentación, el ejercicio y los medicamentos juegan un papel importante en el control de la diabetes, pero hay otro factor que puede influir.

Diabetes y depresión

Existen muchos estudios que asocian a la depresión con la diabetes. En realidad, el diagnóstico de diabetes afecta a la persona física y emocionalmente. Desde el punto de vista de la salud mental puede manifestarse como depresión, ansiedad, insomnio, irritabilidad, o simplemente el estrés de tener que aprender a manejar y a controlar la enfermedad las 24 horas del día.

Es natural reaccionar inicialmente con estas emociones ante el diagnóstico, si se prolongan podrían interferir con el control de la diabetes. Se podría entorpecer el descanso e interferir con una alimentación adecuada. También puede contribuir llevándonos a comportamientos poco saludables y que aumentan el riesgo de desarrollar complicaciones.

Obviamente todos tenemos cierto grado de estrés en nuestras vidas, pero para lograr el control de la diabetes, es importante ayudar a controlar el estrés, porque el estrés eleva la glucosa (el azúcar) en la sangre.

Además, se vuelve un ciclo vicioso porque si tu diabetes está descontrolada, las fluctuaciones en tu azúcar también pueden afectar tu estado de ánimo y tus emociones. Si te baja el azúcar en la sangre por debajo de los niveles normales (hipoglucemia) puedes tener irritabilidad, confusión, cansancio, etc. Si tienes tu azúcar elevada en la sangre por arriba de los niveles normales todo el tiempo (hiperglucemia) podrías tener dificultad para concentrarte, podrías estar de malas, etc.

Cuidado con las

emociones fuertes

Si tienes emociones fuertes que hacen que te suba el azúcar de repente, tu cuerpo no tiene los mecanismos compensatorios normales para que tu páncreas libere una cantidad adicional de insulina para bajarla. Y el azúcar se acumula en tu sangre. Por eso es importante que entiendas cómo debes manejar tu diabetes y que procures aprender a manejar el estrés.

De acuerdo a un estudio realizado por una psicóloga de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda, Anna Friis, quien dice que es importante no concentrarse en los errores, porque muchos pacientes con diabetes padecen de depresión o angustia y estos trastornos hacen más difícil el tratar de lograr mantener la glucosa en la sangre en niveles saludables. Es importante que los diabéticos reaccionen siempre con consideración, amabilidad y autocompasión.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa