Cochabamba, martes 20 de agosto de 2019

Alimentos ultraprocesados pueden ocasionar depresión

El consumo desenfrenado de estos productos expone a las personas al desarrollo de ansiedad, baja autoestima y nerviosismo en el futuro. El atractivo, fácil acceso y precios bajos que tienen estos comestibles atraen a numerosos consumidores en todo el mundo.
MADRID/EFE | | 20 jun 2019


El consumo regular de alimentos ultraprocesados, como refrescos azucarados o bollería industrial, conlleva un mayor riesgo de desarrollar depresión clínica en el futuro, según concluye una investigación realizado por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (Ciberobn).

En total, se ha realizado un seguimiento a más de 14.000 voluntarios durante un máximo de 16 años y se ha comprobado que los consumidores de alimentos ultraprocesados tenían hasta un 33 por ciento más de riesgo de sufrir depresión que los que tenían un consumo mínimo o nulo e incluso mayor en personas con niveles bajos de actividad física.

“Estudios previos ya habían encontrado que este tipo de alimentos aumentaban el riesgo de hipertensión y obesidad, condiciones que comparten mecanismos y factores de riesgo con la depresión”, señala en una nota la investigadora del Ciberobn y primera autora, Clara Gómez Donoso.

Este hallazgo, cuyos resultados se han publicado en la revista European Journal of Nutrition, “contribuye a la evidencia científica creciente sobre los graves efectos perjudiciales que tienen este tipo de alimentos”, apunta la investigadora.

¿Qué son los alimentos ultraprocesados?

Los alimentos ultraprocesados son formulaciones industriales elaboradas a partir de ingredientes refinados, han explicado los autores, como azúcar, almidones, aceites vegetales y sal, o sintetizados, como grasas “trans” o aditivos, y “no contienen ningún alimento reconocible”.

Además, estos productos desplazan el consumo de alimentos beneficiosos y se alejan de los patrones alimentarios saludables.

El estudio se enmarca en el proyecto Seguimiento Universidad Navarra (SUN), dirigido por Miguel A. Martínez-González, investigador del Ciberobn y uno de los artífices del estudio Predimed sobre los beneficios de la dieta mediterránea en la salud, además de catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra y profesor asociado en la Universidad estadounidense de Harvad.

Evita los alimentos ultraprocesados

La rutina afecta seriamente la dieta de las personas. Debido a los horarios de trabajo y la falta de tiempo para preparar alimentos frescos, los productos ultraprocesados son la primera opción incluso en cada comida del día.

Quizá por ello no se pueda eliminar en definitiva estos productos de la dieta diaria, pero sí es posible evitar algunos de ellos, que han sido catalogados como los más dañinos.

¿Cómo reconocerlos?

Las tres principales características de estos alimentos son:

- Están listos para consumir, por ello son almamente convenientes.

- Son “hipersabrosos”, y se presentan de forma muy atractiva.

- Son altamente rentables por su bajo costo.



En la larga lista de alimentos ultraprocesados, algunos productos comunes cuyo consumo se debe evitar están las bebidas carbonatadas, como las gaseosas, las cuales encabezan la lista. Además de ellas, están las margarinas o untables, los bocaditos dulces o salados, el helado alto en grasa y azúcares, barras de cereal, bebidas con “sabor a fruta”, salsas instantáneas, extractos de carnes rojas o de pollo, sustitutos de comida y platos en polvo o “fortificados”, nuggets o sticks de pollo o pescado, salchichas, hamburguesas, sopas, fideos y postres “instantáneos” en polvo y envasados, además de las pastas y pizza precocidas.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa