Cochabamba, sábado 17 de agosto de 2019

Chernobyl

Sobre la serie de HBO que viene recibiendo el elogio de la crítica.
| Mauricio Rodríguez Medrano | 09 jun 2019


Empecemos por admitirlo: Juego de tronos no es la mejor serie de la historia. Breaking Bad, sí. Juego de tronos fue una mezcla de El Señor de los Anillos con algún melodrama de Televisa o de Azteca, digamos La rosa de Guadalupe, digamos Rosa salvaje, digamos Cañaveral de pasiones. Pero HBO tiene otras series mucho mejores: Los Soprano, The Wire y Chernobyl. Sí, modo fanático, activado.

Chernobyl es una miniserie de apenas cinco capítulos que duran una hora o alguito más. Cuando vi el primero, algo decepcionado por la mediocre Juego de tronos, esperaba una serie sobre mutantes o zombies que vivían en Pripyat, una ciudad zombie, unos animales zombies, tal vez un dragón zombie, tal vez un señor de la noche zombie que camina por le hielo durante ocho temporadas y es asesinado con un cuchillito para mondar manzanas. Pensé que sería como la película de terror Chernobyl Diaries. Pero no: cometí el peor error.

Chernobyl es una serie bien realizada. En el primer capítulo estuve aferrado a mi cama. Como un niño en la oscuridad. Como un adulto frente a la muerte y a la estupidez. La fisiología de mi cuerpo: manos, sudorosas; pies, sudorosos; rostro, pálido; cuerpo, tenso. Hace mucho que no sentía una revelación así (con Breaking Bad, todo el tiempo; sin Breaking Bad, mis días fueron grises y vacíos).

Esto ocurre en el primer capítulo: un anciano graba su voz y dice que es culpable. Bum. Deja la grabación en un correo, da la apariencia de que estamos a finales del siglo XX. Bum, bum. Luego sube a su cuarto y se suicida colgándose de alguna viga. Bum, bum, bum.

Luego hay un flashback del día de la explosión de uno de los reactores nucleares de la central nuclear de Chernobyl. Listo, hasta aquí, el que vea la serie no querrá apagar el televisor o la tablet o el celular hasta terminarla.

Después del primer capítulo, busqué los nombres del director y el guionista de la serie. Descubrí que es una miniserie coproducida por Estados Unidos y Reino Unido. Y también que Johan Renck (director algo mediocre de comerciales de Paco Rabanne) es el director; y también que Craig Mazin es el guionista (guionista de Scary Movie 3 y 4 y The Hangover Part II).

¿Cómo una serie casi perfecta puede haber sido dirigida y escrita por estas dos personas? Está bien, David Benioff y D. B. Weiss hicieron Juego de tronos. Creo que el escritor Roberto Bolaño dijo que hasta el artista más mediocre en algún momento de su vida sentirá una revelación.

Chernobyl no tiene un personaje principal, es una serie coral. Tal vez el personaje principal sea el caos y la estupidez y el absurdo del ser humano.

Uno de los errores de la serie es que es procapitalista (pero realmente los comunistas rusos eran tan extremos como un religioso musulmán, o un mormón, o un testigo de Jehová, o cualquier seguidor de alguna secta destructiva).

Otros problemas son: en la serie participan actores estadounidenses que hablan inglés. Eso le resta verosimilitud, ya que está ambientada en el mundo ruso de la época soviética. Problema siguiente: algunos datos históricos fueron manipulados para generar más dramatismo. Y punto final.

Las actuaciones son bien dirigidas. El ritmo aumenta y decrece, y es como estar en una montaña rusa (radioactiva). Cada capítulo cierra como se haría en un cuento (escrito por Lovecraft, Poe o Mallarmé).

En fin, Chernobyl es la segunda mejor serie de la historia. Primero, Breaking Bad.



Escritor y periodista - zion186@hotmail.com



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa