Cochabamba, viernes 23 de agosto de 2019

Riesgo metabólico para gestantes que suben peso

Las embarazadas también pueden padecer hemorragia durante el parto, infecciones, mortalidad materna y neonatal, entre otros problemas.
CUERNAVACA/EFE | | 23 may 2019


La ganancia de peso durante la maternidad incrementa los riesgos metabólicos para la mujer comparados con los kilos ganados en otros periodos de la vida, afirmó la doctora mexicana Sonia Hernández.

El sobrepeso en el embarazo supone un riesgo mayor para que la mujer pueda desarrollar enfermedades como la preclampsia, la diabetes gestacional o tener un parto prematuro, explicó Hernández, docente de la Universidad Iberoamericana.

El síndrome metabólico es un conjunto de factores de riesgo cardiovacular provocado por el exceso de grasa abdominal que conlleva una resistencia a la insulina, por lo que puede aparecer diabetes tipo 2, alta presión arterial, colesterol o ácido úrico. En España 1 de cada 10 jóvenes tienen síndrome metabólico, lo que se prevé que incremente debido al sedentarismo y las pautas nutricionales actuales.

Durante el simposio "Obesidad en la Mujer, retos de la salud a lo largo del ciclo de la vida", la experta señaló que también pueden padecer hemorragia durante el parto, infecciones, mortalidad materna y neonatal, traumas de nacimiento y bebés macrosómicos.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2016, en México el 73 por ciento de la población adulta padece sobrepeso u obesidad y de ese porcentaje, el 38.6 por ciento son mujeres.

La doctora Otilia Perichart, jefa del departamento de Nutrición y Bioprogramación en el Instituto Nacional de Perinatología, señaló que otra de las etapas donde se presenta ganancia de peso y obesidad en las mujeres es la menopausia.

Recalcó que en esta etapa las mujeres presentan un "aumento en la ganancia de peso así como en la adiposidad abdominal, resistencia a la insulina y mayor riesgo de síndrome metabólico".

Subrayó que se debe de establecer un proceso de atención nutricional para que se disminuya la obesidad, pero debe ser individualizado y es necesario evaluar las conductas de riesgo de cada paciente.

La especialista destacó que no se trata sólo de una dieta, sino de cambios de estilo de vida, así como educación sobre la alimentación.

El 80 por ciento de neonatos que fallece nace con menos de 2.500 gramos

GINEBRA/EFE



Uno de cada siete bebés nace con bajo peso, según las estimaciones más recientes realizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que considera que el 90 por ciento de estas situaciones ocurren en países de ingresos medios y bajos. Se considera bajo peso si el neonato tiene menos de 2.500 gramos.

Más de 20 millones de bebés nacieron con bajo peso en 2015, el año de referencia, aunque se trata de una cifra muy conservadora porque se sabe que en una tercera parte de los recién nacidos no son pesados, según un informe que la OMS ha elaborado en colaboración con Unicef y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Más del 80 por ciento de los 2.5 millones de recién nacidos que mueren cada año tienen bajo peso y aquellos que sobreviven afrontan un riesgo mayor de atrofia en el crecimiento, problemas de desarrollo y de sufrir enfermedades crónicas como diabetes o cardiovasculares.

En 2012, los 195 países miembros de la OMS se comprometieron a reducir en un 30 por ciento la prevalencia de bajo peso al nacer para 2025, pero al ritmo actual -con una disminución de la prevalencia del 17.5 por ciento en 2000 al 14.6 por ciento en 2015- se está lejos de la reducción anual del 2.7 por ciento necesaria para cumplir ese objetivo

Los factores principales del bajo peso al nacer son las edades extremas de la maternidad (madres demasiado jóvenes o mayores), los embarazos múltiples, las complicaciones obstétricas, el estado nutricional, así como el consumo de tabaco y la contaminación en espacios interiores.

En los países pobres el bajo peso al nacer está muy relacionado con el escaso crecimiento en el útero, mientras que en los países económicamente más desarrollados está asociado a los partos prematuros (antes de las 37 semanas de gestación).

En estos últimos las razones pueden ser una elevada edad materna, cesáreas que no están médicamente indicadas y tratamientos de fertilidad que aumentan el riesgo de un embarazo múltiple, según el informe.

Esta problemática no excluye del todo a los países desarrollados, como Estados Unidos, donde la prevalencia de bajo peso al nacer es del 8 por ciento o Reino Unido, del 7 por ciento .



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa