Cochabamba, viernes 23 de agosto de 2019

84 de cada 100 agricultores sienten síntomas de envenenamiento agudo

Solo 1 de cada centenar de productores utiliza ropa de protección, según un estudio de la UMSA. En la cuenta Pucara (Tiraque, Cochabamba) se halló restos de agroquímicos.
| betty condori rojas Twitter: @becor2002 | 19 may 2019

Investigadores del Centro de Aguas y Saneamiento Ambiental, CASA, toman muestras de agua, en 2016.

84 de cada 100 agricultores reportan “síntomas de envenenamiento agudo por pesticidas, después de la fumigación, y solo 1 utiliza el equipo de protección según una de las conclusiones de la investigación realizada por la Universidad Mayor de San Andrés, de La Paz.

La jefa de la Unidad de Genética Toxicológica del Instituto de Genética de la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor de San Andrés, de La Paz, Noemí Tirado Bustillos, explicó que las mediciones UPM halla altos niveles de exposición a clorpirifos, piretroides y 2.4D y que los hombres en general estaban más expuestos en comparación con la mujer en los municipios de Villa 14, Villa Bolívar (Cochabamba) y Sapahaqui (La Paz).

El estudio demuestra que los agricultores varones son mejores en seguir las recomendaciones para el manejo y uso de pesticidas. Los que usaban protección en la ropa tenían un riesgo significativamente menor de tener niveles altos de UPM de la mayoría de los pesticidas medidos.

“Nuestros resultados confirman así la necesidad de la capacitación adecuada de los agricultores sobre la protección adecuada en el manejo de plaguicidas para reducir los niveles de exposición y problemas de salud”, dijo.

“Las pruebas de genotoxicidad revelaron que los agricultores expuestos presentaron un significativo aumento (p<0.5) de daño genotóxico en relación a los controles”, reveló Noemí Tirado Bustillos.



POBLACIÓN

En el análisis demográfico, la población estudiada se distribuyó en 116 varones (58.6 por ciento ) y 82 mujeres (41.4 por ciento ), entre 16 y 80 años de edad; de los cuales 118 (59.6 por ciento ) fueron expuestos al plaguicida; el 8.1 por ciento era fumadora; el 70.7 por ciento consumía bebidas alcohólicas y el 27 por ciento ha sido sometido alguna vez a rayos X.

Tirado Bustillos explica que se realizó una caracterización de la exposición a plaguicidas en los agricultores, donde se observó que el 51.3 por ciento ha utilizado plaguicidas más de 5 años; el 76.15 por ciento ha necesitado de plaguicidas organofosforados y/o una mezcla de piretroide /organofosforado de clase II y III; 98.31 por ciento no usaba ropa ni equipo de protección, y el 87.3 por ciento no había recibido asistencia técnica para el uso y manejo de plaguicidas.



DISCUSIÓN

Los trabajadores agrícolas de la investigación fueron seleccionados por sus características particulares de trabajo, donde la actividad agrícola es intensa y el uso de los plaguicidas es indiscriminado y con manejo inadecuado, situación que supone un alto nivel de exposición.

En el municipio Luribay (La Paz), los agricultores están en una continua exposición a plaguicidas todo el año, debido a que la mayoría de las personas (90 por ciento ) realiza rotación de cultivos en sus parcelas de acuerdo a las épocas del año. Otra situación que agrava la exposición de los agricultores a los diferentes plaguicidas es la asociación de cultivos, puesto que no solo utilizan un tipo de plaguicida, sino una mezcla compleja.

Estudios de años pasados revelan contaminación en suelo, agua y alimentos

El Centro de Aguas y Saneamiento Ambiental de la Universidad Mayor de San Simón (CASA) encontró -en 2016- “presencia de residuos de plaguicidas en ríos de la cuenca Pucara con efectos sobre los macroinvertebrados bentónicos”.

En otro estudio -entre 2011 y 2014- identificó plaguicidas organofosforados en los cultivos de tomate en los municipios de Omereque (Cochabamba) y Río Chico (Chuquisaca).

La experta en ingeniería ambiental con experiencia en calidad de aguas potables y residuales, análisis de trazas orgánicas en muestras ambientales Mercedes Álvarez Caero, de CASA, aclaró que en el periodo de estudio no había intervención del Gobierno, pero que en último taller realizado hace poco, funcionarios explicaron que el control en el uso y manejo de plaguicidas es fuerte. Señaló que: “Tuviéramos que realizar unos nuevos muestreos para aseverar que aún continua la contaminación”.

El investigador Henry Antezana, también del CASA, aclaró que los resultados pueden haber variado en este tiempo transcurrido.

Explica que la cuenca Pucara comprende gran parte de la provincia Tiraque y abarca áreas de las provincias Punata, Carrasco, Arani y Chapare. Está conformada por los ríos Millu Mayu, Tolarapa, Ch’aqo Mayu, Ch’aqui Mayu y Pucara Mayu.

El estudio seleccionó 11 puntos de muestreo. De ellos, solo un punto (naciente del río Millu Mayu) estuvo libre de contaminación por estar a una altitud de 4.000 metros sobre el nivel del mar. El punto más contaminado fue el 11, de Huayra Puncu y K’uchu Punata, igual que Palca, Toco, Rodeo Bajo, Canal Mayu, comunidad Parra Rancho, y Colque Jhoya y Sancayani bajo.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa