Cochabamba, domingo 26 de mayo de 2019

Jardines que embellecen Cercado e invitan a recuperar áreas verdes

El concurso que organiza el Colegio de Arquitectos de Cochabamba impulsa e incentiva el compromiso de la población con el cuidado de los huertos y árboles.
FOTOS: JACQUELINE LUQUE/ SAPCO | TEXTO: NICOLE ANDREA VARGAS | 05 may 2019

Árbol de mandarina en la casa de Ángel Florido.

“Ciudad Jardín” es uno de los denominativos bandera de Cochabamba. Sus grandes espacios verdes y jardines bien cuidados le valieron ese título hace años. Actualmente, son muchas las personas que consideran que atrás quedó aquella época de abundancia natural. El descuido, deterioro y la proliferación de construcciones fueron opacando cada vez más este atractivo.

Más allá de la belleza visual que ofrecen los jardines en espacios públicos y privados, estos traen consigo un sinfín de beneficios para las personas. Despertar temprano, salir al patio y observar las flores y los frutos de los árboles ayuda al hombre a conectarse de una forma más íntima con la naturaleza. Ni que decir del conocido aporte de oxigenación del aire que brindan las plantas.

Entre las diferentes instituciones que se movilizan para generar mayor conciencia sobre la importancia de conservar y preservar las áreas verdes del departamento está el Colegio de Arquitectos de Cochabamba. De esta instancia se desprende la Sociedad de Arquitectos Paisajistas (SAPCO) que, en 2012, creó el concurso de balcones floridos y jardines bajo la dirección de José Miguel Valdivia y Julio Quiroz como presidente del colegio. A partir del tercer año se cambió el nombre a “Concurso de jardines, huertos urbanos y árboles destacados”.

La dinámica consiste en lanzar la convocatoria el mes de octubre —la inscripción no tienen ningún costo— que se mantiene abierta hasta una semana antes de realizar la evaluación. La fecha final es variable, pero siempre se encuentra entre los primeros meses de una gestión. Este año se contó con la participación de 26 postulantes que fueron calificados por los seis jurados elegidos para la ocasión entre los que destacan agrónomos, biólogos y arquitectos como ser: Julio Quiroz, Rosario Claros, Tirza Torrez, Bruno Algarañaz, Emigdio Céspedes y Karen Córdova. Los parámetros que se toman en cuenta son el orden del jardín, el estilo, el cuidado, etc.

En esta versión solo participó el municipio de Cercado para utilizar el concurso como una forma de evaluar el estado de las áreas verdes en el centro del departamento.

De la categoría Jardín se desprenden dos ramas que son Jardín Frontal y Jardín Interior. La última versión destacó por su belleza y dedicación. La competencia estuvo reñida pero al final solo unos cuantos obtuvieron los primeros lugares y las menciones sobresalientes.



BELLEZA DESTACADA

Maya Barrientos es arquitecta de profesión y entre sus actividades favoritas está cuidar sus plantas. En este concurso, en la categoría Jardín Interior, obtuvo la primera mención.

El afecto y la dedicación que le brinda a su jardín se nota apenas se ingresa a su domicilio. Los helechos son sus preferidos, por eso están distribuidos en diferentes zonas de su hogar.

Maya recomienda escoger bien el tipo de planta que se tendrá en el interior, debido a que no todas soportan la oscuridad y, con el tiempo, pueden llegar a morir.

Otro punto importante es el regado que debe tener ya que este no puede faltar ni ser excesivo.

Barrientos ya participó en 2017 cuando también obtuvo otro reconocimiento.

“Toda mi vida tuve mucho cariño por las plantas y la naturaleza. La tierra es cada vez más degradada por personas que no tienen conciencia de lo que aportan las plantas. Este tipo de jardín es uno de los pocos que quedan en el centro de la ciudad”, dice Maya Barrientos.

Por su parte, Juan Carlos Escóbar, expiloto del Lloyd Aéreo Boliviano, fue reconocido con la segunda mención del concurso.

Su participación surgió de una forma totalmente inesperada: los miembros de SAPCO se encontraban haciendo una inspección por la cuadra de la casa de Juan Carlos. Coincidentemente la puerta estaba abierta y se podía apreciar el amplio jardín que posee. Al verlo le hicieron la invitación a ser parte del concurso a la que no se negó.

El cuidado y trabajo de su patio comenzó en 1991 cuando Juan Carlos y su esposa, Graciela Méndez, hicieron el diseño de su jardín junto al arquitecto Rafael Moreno. El espacio cuenta con plantas permanentes y otras temporales que renuevan cada año. Si bien un jardinero se encarga de la atención una vez por semana, Juan Carlos las cuida a diario.

El año pasado fue una época de sequía en el país por lo cual las plantas también se vieron afectadas. Ante esa situación el riego que Escobar les aplicaba disminuyó y eso provocó que se deteriorara, hasta que, gracias a su hijo, encontraron la solución perfecta.

Juan Carlos Escóbar Méndez, hijo de la pareja, creó Aquakit, una empresa joven que se encarga de reutilizar las aguas grises que se generan en la casa, en base al tratamiento con ozono.

A partir de la instalación de este sistema no volvieron a tener problemas con el riego, sin utilizar agua potable, lo que supone un ahorro y un aporte a la ecología.

Entre la plantas que más destacan en su jardín se encuentran los jazmines, geranios, laurel rosa y palmeras.

“Somos amantes de la naturaleza y del medio ambiente. A toda mi familia le encanta. Las plantas alegran la vida”, dice Méndez



DEDICACIÓN Y TRIUNFO

La sorpresa es el componente perfecto de cualquier triunfo. En medio de alegría y asombro los dos vencedores de la categoría Jardín Interior recibieron la noticia de su victoria.

El segundo lugar fue obtenido por Elizabeth Iriarte y el jardín de ensueño que decora su casa. Cuidadosamente elaborado, el espacio está repartido entre las plantas, el pasto y las piedras habilitadas para caminar. Siguiendo un sendero por el borde de la construcción se llega a una fuente de piedra que está al centro de varias plantas que completan el ambiente natural.

Elizabeth se encarga de regar y comprar la plantas que lucirá su jardín, le gusta mucho el orden por ello no le complica su mantenimiento, aunque sí recibe apoyo de un jardinero. Llegó al concurso inesperadamente gracias a una amiga, pero al recibir la noticia de su triunfo, la alegría la embargó por completo.

Finalmente, el primer lugar se lo llevaron los maestros jubilados Ángel Florido y Rebeca Torres. Al entrar a su hogar la alegría de ambos genera un ambiente fraternal que se fusiona con la paz que brindan las plantas que están distribuidas por todo su patio.

Hace 16 años comenzaron con el cuidado del jardín y, poco a poco, fueron expandiendo la variedad de plantas que tienen. Ahora, la edad y algunos problemas de salud de Ángel hacen que el mantenimiento sea lento, pero con mucha dedicación. Él asegura que gracias a contacto con las plantas su salud mejoró y lo ayuda a distraerse.

Sin el apoyo externo de ningún jardinero, Ángel y Rebeca jamás pensaron que su jardín podría ser ganador de algún concurso. Uno de los vecinos de la pareja que es arquitecto los animó a participar y, a mucha insistencia y con varias dudas, se aventuraron felices.

Para la fecha del anuncio de los vendedores casualmente se encontraba la hija mayor de ambos que llegó desde Estados Unidos. Acompañados de ella, los esposos asistieron al acto y cuando el jurado los nombró como los primeros en su categoría se llenaron de satisfacción, orgullo y emoción.

Sin duda, la noticia los motiva a seguir con su pasión. Con una sonrisa que desborda el rostro de ambos, esperan seguir mejorando.

Jimena Carballo, presidenta actual de SAPCO, comenta que el compromiso que desmuestran los participantes los incentiva a crear más actividades de este tipo. Además, alienta a que más instituciones puedan sumarse a esta tarea y seguir creciendo para mejorar todo el departamento.

“La idea es concienciar a la población de que hacen falta más áreas verdes. Queremos mejorar el medio ambiente y la imagen urbana”, finaliza Rebeca.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa