Cochabamba, viernes 24 de mayo de 2019

Cómo disfrutar tu sexualidad en la menopausia

Este cambio hormonal puede generar muchas dificultades, sobre todo cuando se habla de sexo, lo importante es saber adecuarse a esta nueva etapa de la vida.
FOTO: I.PINIMG.COM | TEXTO: SANITAS.ES | 05 may 2019


La menopausia genera en el organismo de la mujer una serie de cambios hormonales que, sin duda, afectan a su sexualidad. Por ejemplo, el descenso en la producción de estrógenos puede generar falta de deseo sexual, poca lubricación vaginal, dolor durante el coito y menor intensidad en la excitación y el orgasmo.

Aunque las alteraciones son graduales —el climaterio pasa por tres periodos: perimenopausia, menopausia y post-menopausia—, el descenso en la producción hormonal genera una sinto-matología que afecta directamente a la libido. Además de ello, también se ve afectada la parte emocional de la persona.

Al ser un cambio inevitable, lo más aconsejable es tomar las cosas con calma y adaptarse a las nuevas exigencias del propio organismo para evitar mayores complicaciones de las que ya trae consigo.

Llegada la menopausia se necesita más tiempo para alcanzar la fase de excitación. La sequedad vaginal puede hacer que el coito sea doloroso o, cuando menos, incómodo, y que la perspectiva de una relación sexual condicionada por este hecho haga que la mujer pueda perder el interés por el sexo.

La solución en este caso es sencilla: tomarse más tiempo para la estimu- lación y utilizar geles lubricantes, buscando siempre la satisfacción plena. En caso de sequedad más grave, un especialista puede recetar un medicamento para introducir en la vagina que incremente la humectación.

Otro cambio que se produce con la menopausia es la pérdida de la masa muscular del suelo pélvico, lo que, junto a la sequedad vaginal, hace que las contracciones que se producen durante el clímax sean menos intensas y duraderas. En este caso, la gimnasia pélvica ayudará a la mujer a mantener el control de estos músculos y con ello la intensidad de sus orgasmos.

Es necesario ser consciente de que se puede y se debe disfrutar de la sexualidad a cualquier edad y que la me- nopausia libera a la mujer del peso emocional de un posible embarazo. Es tiempo para descubrir con la pareja nuevas formas de disfrutar la vida sexual, incluso de redescubrirla.

De hecho, esta puede ser una terapia muy eficaz para superar las actitudes y los sentimientos negativos que afloran y se intensifican en la mujer cuando se termina la menstruación, como el hecho de que envejeció, cambió las formas de su cuerpo o se siente más sola porque es el momento en que los hijos se van de casa, etc.

Todo ello puede inducir fases depresivas y pérdida de autoestima, además de interferir en la relación de pareja. Sin embargo, una vida sexual plena hará olvidar rápidamente todas estas ideas, sensaciones y actitudes.

Envejecer y los problemas de salud crónicos, como enfermedad cardíaca o diabetes, pueden afectar tu salud sexual por lo cual es importante supervisión médica de por medio. l



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa