Cochabamba, domingo 26 de mayo de 2019

“Tati Allende. Una revolucionaria olvidada”

Reseña del libro que versa sobre la hija del expresidente chileno Salvador Allende. La obra será presentada el martes en el auditorio de Ciencias Sociales de la UMSS.
| Redacción | 28 abr 2019

ArchivoPese al participativo rol que tuvo al lado de su padre, Beatriz Allende, desde pequeña llamada “Tati”, es uno de los personajes más desconocidos del núcleo del expresidente Salvador Allende. Sin embargo, el libro Tati Allende. Una revolucionaria olvidada (IntiEdit, 2019), recupera la memoria de la corta e intensa vida de la integrante más revolucionaria de la familia Allende.

Su autor, Marco Álvarez, director de la Fundación Miguel Enríquez, fue quien decidió emprender la escritura, en momentos en que investigaba la vida del fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile: “Beatriz se volvía a aparecer en los pasajes más importantes de la historia reciente, apoyando la gesta guevarista en Bolivia, siendo la más leal colaboradora de su padre durante el gobierno de la Unidad Popular (UP), articulando a las izquierdas para impulsar un frente común en el exilio. En ese camino me pregunté por qué nadie se ha centrado en recuperar su historia. ¿Qué hay detrás del silencio de Tati?”.

En el volumen se pueden reconocer las múltiples dimensiones de la “hija guerrillera” de Allende. Militante del Partido Socialista (PS), tuvo un rol destacado en Chile para el Ejército de Liberación Nacional ELN) conducido por Ernesto Che Guevara, se casó con un miembro de los servicios de inteligencia cubana, y acompañó a su padre en La Moneda hasta su último día, a pesar de tener un embarazo de siete meses. “La Tati fue socialista pero también media mirista, media guevarista, media allendista. Nadie sospechaba que ella caminara por todos esos senderos, porque le era natural. Por eso Salvador Alllende le deja el mandato de articular a las izquierdas en el exilio. Si uno ve el contexto político actual, este legado es fundamental a la hora de construir proyectos transformadores hacia el futuro”, dice el autor.
Según explica el libro, Beatriz fue la hija favorita de Allende, algo que marcó su vida y también su muerte. Al llegar su padre a La Moneda en 1970, ella se convirtió en su más cercana asesora en la Secretaría Privada de la Presidencia, donde estrechó lazos con Miria Contreras, la “Payita”, y fue clave en las negociaciones entre su padre y la extrema izquierda chilena. Nunca se perdonó el haber salido de La Moneda por petición de Allende y cuatro años después del Golpe de 1973, luego de innumerables giras por Europa organizando sin mucho éxito la solidaridad en el exilio contra la dictadura de Pinochet, Beatriz Allende se suicidó en La Habana, confiando sus hijos, Maya (hoy diputada) y Alejandro (residente en Nueva Zelanda), a Mitzi Contreras, hermana de “Payita”, quien sería para ellos una segunda madre.“El hecho de haberse suicidado la marginó al silencio, además era mujer y la revolución ha sido históricamente patrimonio masculino. Pero también la izquierda es responsable, durante la Transición, de no volver sobre su figura. La Tati incomoda en tiempos como el nuestro porque representa la dimensión más revolucionaria de Salvador Allende”, precisa Álvarez.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa