Cochabamba, lunes 15 de julio de 2019

La gastronomía hispana ya tiene su diccionario

La obra tiene más de 7.000 términos. Participaron periodistas gastronómicos, cocineros, sumilleres, expertos en vino y otros.
ESPAÑA/EFE Twitter: @jimenu | | 24 abr 2019


¿Qué es el zapote? ¿Qué lleva el café brûlot? ¿Es comestible una pulguita? ¿Para que sirve la cuchara parisien? ¿Cuál es la misión de un coquero? Éstas y otras dudas quedan resueltas en el “Diccionario de Gastronomía”, una magna y pionera obra con más de 7.000 términos del ámbito iberoamericano.

Esta iniciativa, en papel y en internet, llena el vacío existente en la gastronomía en habla hispana y busca ser un referente para el conocimiento de la materia y la resolución de dudas en procesos de elaboración, materias primas, utensilios, profesionales y modelos de negocio.

La obra define alrededor de 7.000 términos en español, junto con su correspondiente equivalencia al inglés y al francés, y algún extranjerismo de uso extendido, pero consciente de la propia evolución del mundo gastronómico, sus promotores, LID Editorial y la Academia Iberoamericana de Gastronomía, están trabajando en futuras ampliaciones.

Dirigida por el fundador de LID Editorial Empresarial y coordinada por el presidente de la Academia Castellana y Leonesa de Gastronomía, Julio Vallés, en este diccionario participaron periodistas gastronómicos, cocineros, sumilleres y expertos en vino, aceite, café o té, químicos, biólogos e ingenieros agrónomos, entre otros profesionales.

“La gastronomía es una tendencia, todo el mundo habla de ella, como del fútbol. Es el mayor refugio de ocio de cualquier persona porque hay opciones para todos los bolsillos y va mucho más allá de la necesidad física alimentaria. Por eso necesitaba una obra académica con rigor como ésta", explica a Efe David Basilio en su doble condición de autor y patrocinador del “Diccionario de la Gastronomía” (LID) como director de Operaciones de Linkers y CEO de Hosteleo.

Palabras que definen técnicas culinarias, platos conocidos solo en su ámbito regional, utensilios, ingredientes, tipos de restaurantes y profesiones. “No es un diccionario etimológico sino práctico”, destaca. Se trata de un proyecto en el que se trabajó durante tres años y donde se hizo hincapié en “adecuar los términos a la realidad actual”.

Una obra “de consulta imprescindible para expertos culinarios, aficionados a la cocina y traductores y redactores con un interés personal o profesional en el campo gastronómico”, dicen sus responsables.

La versión en internet se desarrolló para ser “un punto de encuentro neutral e independiente, siempre actualizado, de aclaración de dudas y de mejora del conocimiento”.

La versión en internet se desarrolló para ser “un punto de encuentro neutral e independiente, siempre actualizado, de aclaración de dudas y de mejora del conocimiento”, finalizó.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa