Cochabamba, lunes 22 de julio de 2019

Las cúpulas, una invitación a mirar al cielo

Este elemento esencial de las iglesias posee detalles singulares. A través de fotografías conoce qué las hace únicas en la arquitectura sagrada.
FOTOS: MARIO ABAN Y PAOLA ROJAS | TEXTO: NICOLE ANDREA VARGAS | 21 abr 2019

Vista aérea de la Catedral Metropolitana de Cochabamba.

Son figuras presentes en los lugares más céntricos de las ciudades, así como en los más alejados. Refugio de cientos de feligreses que llegan hasta sus altares para pedir favores o dar agradecimiento por alguna petición concedida. Dueñas, en su mayoría, de una arquitectura única llena de detalles y guardianas de historias repartidas entre sus columnas y sus pasillos. Las iglesias son parte fundamental del patrimonio cultural, histórico y arquitectónico de cualquier ciudad, entre ellas Cochabamba.

Los estilos de su construcción pueden variar entre gótico, bizantino, románico, renacentista y barroco, entre otros.

A medida que ingresan al interior, sus detalles arquitectónicos y decorativos se apoderan de la mirada de los visitantes.

No obstante, las cúpulas, aquel elemento arquitectónico ubicado por encima de cada altar mayor, se imponen e invitan a los peregrinos a elevar la vista y a recordar que sus vidas están destinadas a apuntar hacia arriba, hacia los cielos.

En Cochabamba, en las inmediaciones de la plaza principal 14 de Septiembre, se encuentran la Catedral Metropolitana de San Sebastián, la Iglesia de Santo Domingo y la Iglesia de la Compañía de Jesús. Estas conforman parte de la riqueza arquitectónica del departamento y, en ocasiones, pasan desapercibidas ante la mirada fugaz que genera la rutina laboral.

Por eso, el equipo de la revista Así, junto a los fotógrafos Mario Aban y Paola Rojas realizaron un recorrido completo de estas tres construcciones para mostrar, a través de fotografías, la parte interior, exterior y vista aérea de las cúpulas que posee cada una de ellas y los elementos que las componen.

CATEDRAL METROPOLITANA

SAN SEBASTIÁN DE COCHABAMBA

Su origen se remonta a principios del siglo XVIII, aunque fue edificada sobre dos iglesias anteriores de los siglos XVI y XVII. La Catedral Metropolitana es una de las más concurridas de la ciudad por su ubicación estratégica y la belleza de su fachada de estilo barroco mestizo.

Tiene una planta en forma de cruz latina con tres cuerpos horizontales llamados naves. Además, posee columnas salomónicas sobre las que se apoya el crucero (techo principal) y se alza una cúpula circular junto a bóvedas más cuadrangulares a los costados.

En el interior de la cúpula se observan ocho ventanas con cinco imágenes intercaladas que representan la venida del Espíritu Santo junto a la Virgen María y los apóstoles. En la parte exterior está una linterna y un cupulín sobre la base central de la cúpula.

Con el paso de los años, las tejas y los revestimientos se fueron desgastando y perdiendo su color. En el caso de la linterna se reemplazó su techo por otro material más moderno que queda lejos de aquellas piezas inigualables de su fundación.

A pesar de ello, toda la fachada aún conserva su toque colonial original. Un espectáculo visto desde el interior y el exterior en pleno centro de la ciudad.

IGLESIA DE SANTO DOMINGO

Sus paredes imponentes de piedra maciza y barro captan las miradas de los traseúntes. En plena avenida Ayacucho y calle Santivañez está establecida templo de Santo Domingo. Fue fundado en el sitio original del Convento de los Frailes de la Orden de Predicadores o Dominicos el año 1612 y fue la primera sede parroquial de la entonces Villa de Oropeza, actualmente ciudad de Cochabamba.

Su edificación comenzó en 1641 con una sola nave y con techo de dos aguas. Durante 1778 y 1794 se construyó la última estructura que quedó inconclusa hasta hoy.

Sobre el crucero está establecida una cúpula principal con cuatro ventanales y un cupulín encima. Al lado se encuentra una linterna que presenta severas muestras de deterioro producto del paso del tiempo, pero, a pesar de ello, guarda su estructura original.

A los costados de la nave central están dos bóvedas circulares con sus respectivas linternas. Con una simetría y belleza particular este tradicional templo espera la visita de los amantes de la arquitectura sagrada.

IGLESIA DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS

En el interior del templo predomina el color crema y el altar mayor y sus paredes no tienen muchos elementos decorativos. No obstante, la figura cambia rotundamente en la parte exterior del mismo; es uno de los más bellos, en cuanto a arquitectura sagrada, se refiere.

La Iglesia de la Compañía de Jesús cuenta con tres naves. En la central está la cúpula principal sobre la que se apoya el cupulín. En los laterales hay seis cúpulas más pequeñas con cupulines encima. En la parte posterior se encuentran dos bóvedas cuadradas que le dan el toque final.

Su construcción data de 1717, pero no fue inaugurada hasta 1745. En el año 1892 se realizaron algunas modificaciones de su estética colonial original, cambiándola por una tendencia neogótica.

Finalmente, en 2009 se cambió la fachada lateral, sin perder su encanto tradicional.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa