Cochabamba, viernes 24 de mayo de 2019

Resaltan 10 casos y EEUU indemniza con $us 7 millones a cada víctima

Cuatro adolescentes estadounidenses que fueron abusados sexualmente por un sacerdote de Brooklyn recibieron la compensación económica. En Bolivia no hay antecedentes de indemnizaciones.
REDACCIÓN/CNNESPAÑOL Twitter: @DayanaOpinion | | 21 abr 2019

Una persona durante una confesión ante un sacerdote.

Cuando tenían entre 8 y 13 años de edad, cuatro niños y adolescentes estadounidenses fueron abusados sexualmente por un sacerdote de la Diócesis de Brooklyn a la que asistían. Transcurrieron 15 años desde ese estremecedor episodio en sus vidas y la Justicia determinó, en 2018, indemnizar a cada uno con cerca de siete millones de dólares.

Ese monto rompió el récord de compensación individual que se da en ese país a las víctimas de abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia.

En Bolivia, los autores de ese tipo de hechos solo cumplen una condena en una prisión. No hay antecedentes de indemnizaciones de ese tipo.

El único “trance económico” del que sí se habla, extraoficialmente, en Bolivia, es de aquel que hacen ciertos religiosos victimadores de niños con los progenitores. “Les dan dinero o víveres a cambio de su silencio”, contó una fuente judicial que prefirió mantener en reserva su nombre.



RELEVANTES

En el mundo hay 10 casos pederastas relevantes que involucran a sacerdotes de la Iglesia, según CNN en Español. La mayoría ocurrió en Estados Unidos:



1 Uno de ellos es involucra a Gilbert Gauthe, un sacerdote que en 1985 admitió haber abusado de 37 niños y se declaró culpable de 34 cargos criminales, informó el New York Times.

Fue sentenciado a 20 años de prisión, pero liberado después de 10 años.

En 1988, el cardenal Hans Hermann Groër, de Viena (Austria), se vio obligado a renunciar a todos sus deberes en medio de acusaciones de haber acosado sexualmente a jóvenes.

En una declaración, Groër pidió perdón, pero no admitió culpabilidad, reportó BBC.





2 En 2012, el exsacerdote John Geoghan se convirtió en una figura central en la crisis de abuso sexual del clero en Boston (Estados Unidos).

De 1962 a 1995, Geoghan abusó sexualmente de aproximadamente 130 personas, en su mayoría niños de escuelas, según las víctimas. A lo largo de los años, los funcionarios de la iglesia le ordenaron que lo trataran o lo transfirieran a otras parroquias, pero lo mantuvieron como sacerdote.

Geoghan fue declarado culpable de abusar sexualmente de un niño en una piscina y condenado a prisión en 2002. Un año después, murió después de un ataque de otro recluso en la prisión estatal.



3 En 2004, niños de Estados Unidos acusaron a más de 4.000 sacerdotes de abuso sexual entre 1950 y 2002.

6.700 de las 11.000 denuncias fueron investigadas y fundamentadas, y otras 1.000 no fueron confirmadas. Los 3.300 restantes casos no fueron investigados porque los sacerdotes involucrados habían muerto en el momento en que se hizo la denuncia.



4 En Irlanda, en 2009, un informe concluyó que la Arquidiócesis de Dublín y otras autoridades de la Iglesia católica encubrieron hasta el abuso infantil de oficina.

El documento de 720 páginas de la Comisión de Investigación de la Arquidiócesis de Dublín dijo que “no hay duda de que el abuso sexual infantil en el clero fue encubierto” desde enero de 1975 hasta mayo de 2004.

El informe nombró a 11 sacerdotes que se habían declarado culpables o fueron condenados por agresiones sexuales a niños.



5 En 2014, Jozef Wesolowski, exembajador del Vaticano en la República Dominicana, fue declarado culpable de abuso sexual de menores por un tribunal del Vaticano y fue expulsado de la Iglesia ese año.

Lo encontraron en posesión de pornografía infantil cuando ocupaba el cargo. La computadora portátil de Wesolowski contenía más de 100.000 archivos con imágenes y videos pornográficos.



6 En 2018, el arzobispo australiano Philip Wilson, de Adelaida, fue declarado culpable de ocultar el abuso de los monaguillos en la década de 1970 por el sacerdote pedófilo James Fletcher, que murió en prisión tras haber sido hallado culpable de abuso sexual.

Wilson fue el funcionario católico de más alto rango en ser condenado por encubrir el abuso sexual.



7 En 2018, el papa Francisco llamó a los obispos de Chile a Roma, después de que recibió un informe de 2.300 páginas que detallaba los abusos sexuales cometidos por sacerdotes de ese país.

El informe alegó que durante décadas, los funcionarios de la iglesia en Chile habían conocido casos de abuso sexual y llevaron a un encubrimiento masivo, incluso destruyendo registros.

Siete años antes, el Vaticano había encontrado al sacerdote chileno Fernando Karadima culpable de abuso sexual infantil.



8 En Estados Unidos, en 2018, el papa Francisco aceptó la renuncia del cardenal Theodore McCarrick, de 88 años —quien una vez dirigió la Arquidiócesis de Washington y fue clave en la política estadounidense— luego de una acusación de abuso sexual a un monaguillo durante décadas.

Esto obligó al Vaticano a sacarlo del ministerio público.

McCarrick también fue acusado tres veces de conducta sexual inapropiada con adultos “décadas atrás” mientras se desempeñaba como obispo en Metuchen y Newark, Nueva Jersey. Dos de esas denuncias dieron lugar a acuerdos.



9 En 2018, un jurado investigador de Pensilvania publicó un informe que detalló décadas de presuntos abusos sexuales cometidos por sacerdotes y encubrimientos por parte de obispos.

El informe decía que los documentos internos de seis diócesis católicas en Pensilvania, algunos de ellos guardados en un archivo secreto para el que solo el obispo tenía una llave, mostraron que más de 300 “sacerdotes depredadores” fueron acusados de abuso sexual a 1.000 niños.



10En marzo de 2019 el cardenal australiano George Pell, el funcionario de mayor rango del Vaticano, fue condenado a seis años de prisión por agredir sexualmente a dos niños del coro de la iglesia a fines de los años noventa.

Pell, de 77 años, fue declarado culpable de un cargo de penetración sexual de un niño y cuatro cargos de cometer un acto indecente con un niño, en diciembre de 2018, después de un juicio secreto de cinco semanas.

Hasta febrero de 2019, Pell se había desempeñado como tesorero del Vaticano, considerado por muchos como el tercer puesto más importante dentro de la Iglesia católica.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa